Vecinos de la sospechosa del tiroteo en la iglesia Lakewood, Genesse Ivonne Moreno, dicen que por años, advirtieron a las autoridades de Conroe, Texas, que la mujer era una amenaza para la sociedad, pero nadie hizo caso a los pedidos hasta que fue demasiado tarde.

“Nadie debería haber muerto. Nadie debería haber salido herido. Esto debería haberse resuelto hace años, y aquí vamos otra vez”, dijo Jill, presidente de la asociación vecinal en el suburbio norteño dónde residía Moreno.

Jill, quien no compartió su apellido por miedo a represalias, estaba entre las seis mujeres del vecindario que dieron cuenta sobre el estado mental de Moreno; y contaron que las familias reconocieron que la mujer luchaba con un tipo de esquizofrenia que la volvía violenta, lo que causaba el miedo entre quienes estaban a su alrededor. Contaron que Moreno les amenazaba y hacia despliegue de armas de fuego contra sus vecinos.

Otra vecina que se identifica como Heather, dijo que se había quejado con la policía de Conroe el 4 de julio de 2022, después que Moreno la amenazara con un arma. Ella explicó que temprano esa mañana estaba regando las plantas, cuando la mujer de 36 años apareció gritando improperios en su contra. Dijo que cuando Moreno le apuntó con un arma desde su auto, cuando iba había su casa.

“Se nos ha dicho que si vemos algo, debemos hablar. Bueno, hemos visto bastante y hemos hablado bastante… y la policía de Conroe no nos ayudó”, reclamó Heather. “No quiero hecharles la culpa pero necesitábamos que nos ayudaran. Y que nos ayuden cuando se requiere. Por favor”.

Después de una revista, los oficiales del Departamento de Policía de Conroe insisten en que las denuncias en contra de Moreno fueron manejadas apropiadamente.

“La revisión reveló que el personal de la Policía de Conroe manejó apropiadamente el asunto y de acuerdo a la ley”, dijeron en un comunicado a los medios. “Nada le daba a los oficiales la autoridad para realizar un arresto o una detención por una emergencia en salud mental; y la información existente no indicaba que la sospechosa pudiera cometer el terrible crimen que cometió”.

Las mujeres insistieron sin embargo, que cinco meses atrás, después que la situación se deteriorara, cinco de ellas se presentaron ante el jefe de policía para dejar asentado lo que estaba sucediendo.

Linda Giutta, que también viven en el vecindario, dijo que después de esa reunión se emitió una orden de desistir en los ataques. Ella escribió después una carta a los responsables del edificio, se reunió con su abogado y avisó a la prensa.

“No podíamos hacer mas de lo que hicimos. Tratamos de frenarla”, dijo Giutta. “Tratamos de ayudarla. Tratamos de ayudarnos a nosotros mismos. Tratamos de ayudar a los demás. Algo tiene que cambiar”.

En un vídeo de YouTube publicado hace cuatro años, Moreno aparece muy diferente de la persona que era recientemente y que puso en extremo peligro a su pequeño de siete años.

De hecho, Moreno buscaba crear conciencia acerca de las relaciones que podían existir entre maestros y estudiantes de manera virtual.

“Quiero decir que han habido numerosos estudios acerca de maestros y estudiantes que se comunican entre sí, y se descubre que es el maestro el responsible o viceversa” dijo Moreno quien se presentó a si misma como Jeffrey en el vídeo.

“Las cuentas falsas son algo serio, porque no sabes si es el maestro fingiendo un perfil. Así de fácil como se pueden crear cuentas, también se pueden crear identidades falsas”, decía ella.

“Ahora podrían pensar que estoy exagerando, pero ¿qué pasa si esa cuenta es de un maestro o alguien que se hace pasar por maestro y podría ser un delincuente sexual, podría ser un psicópata, podría haber matado a alguien que nunca conocerías? “

En un recuento del tiroteo en la Iglesia Lakewood, el comandante de Homicidios del Departamento de Policía de Houston, Christopher Hassig, dijo en una conferencia de prensa el lunes que Moreno se detuvo en el lado oeste del edificio de la iglesia en un vehículo blanco a la 1:53 p.m. el domingo con su hijo a cuestas.

“Ella sale de su vehículo blanco. Abre la puerta, saca del asiento trasero al niño de 7 años y una bolsa que llevaba consigo”, dijo.

Moreno luego “se enfrenta a un guardia de seguridad que la deja entrar por el lado oeste del edificio” a la 1:55 p.m.

Moreno “inmediatamente comienza a disparar” tras entrar a un pasillo de la iglesia.

Los oficiales fuera de servicio, que estaban trabajando en trabajos de seguridad aprobados para la iglesia, entablaron un tiroteo con Moreno. Moreno y el niño son luego abatidos bajo una lluvia de balas. Hassig dijo que el niño recibió un disparo en la cabeza, pero no dijo quién le disparó.

“Ella dispara varias rondas, momento en el que el oficial Moreno del Departamento de Policía de Houston que realiza un trabajo adicional aprobado en el lugar y el agente de TABC Herrera devolvieron el fuego y el intercambio se realiza en el lado oeste del edificio”, dijo Hassig. .

“En el pasillo, los tres intercambian múltiples disparos. Finalmente ella cae al suelo. El niño de 7 años también cae al suelo debido a los disparos: tiene un disparo en la cabeza”.

Moreno fue declarada muerta por personal del Departamento de Bomberos de Houston a las 2:07 p.m. Hassig dijo que su hijo permanece hospitalizado en “estado crítico”.

Del lugar se recuperaron dos armas, entre ellas un rifle calibre 22, que no se utilizó en el tiroteo, y un AR-15 con una pegatina de “Palestina”, que Moreno disparó contra los agentes.

La ex suegra de Moreno, el rabino Walli Carranza, y el exmarido del presunto tirador de Lakewood, Enrique Carranza III, quien se divorció de ella en 2022, testificaron que ella era abusiva y mentalmente enferma en declaraciones públicas y documentos judiciales.

Moreno argumentó en sus presentaciones que fue su exmarido quien abusó de ella. En una declaración jurada de diciembre de 2021 presentada bajo el nombre de “Jeffrey Moreno-Carranza”, alegó que su exmarido era “un delincuente sexual convicto” y tenía “múltiples” cargos de DWI.

Dijo que durante su matrimonio Carranza III “me agredió físicamente en numerosas ocasiones que me hicieron temer por mi seguridad y la de mi hijo”.

En marzo de 2023, Carranza III fue declarado culpable por un jurado de Florida por incumplimiento de los requisitos para delincuentes sexuales después de haber sido condenado previamente por intento de agresión sexual a un niño en Colorado.

“Siempre he sido la principal cuidadora de mi hijo”, dijo Moreno en su declaración jurada de 2021.

Sostuvo que su exmarido “nunca ha cuidado” a su hijo “solo y además, no es capaz de cuidar a un niño con necesidades especiales”.