Una atleta estadounidense le ha agradecido a Dios después de asegurar una medalla en los Juegos Olímpicos 2020, convirtiéndola en la más reciente participante en reconocer la importancia de la fe en su victoria.

La competidora estadounidense en obstáculos Kendra “Keni” Harrison ganó la medalla de plata para el Equipo USA en la carrera de 100 metros con obstáculos el lunes pasado en los Juegos Olímpicos 2020 en Tokio, Japón. En una entrevista con NBC posterior al evento, Harrison proclamó que “toda la Gloria va para Dios solo por el hecho de haber tenido esta oportunidad”.

En una entrevista anterior con la NBC realizada antes de ganar la medalla de plata, “Cinco años atrás, Keni entró a las pruebas de selección olímpicas siendo la favorita”. Sin embargo, terminó en sexto lugar, impidiendo así que compitiera en los Juegos Olímpicos de Verano en el 2016.

Dos semanas después de las pruebas olímpicas del 2016, Harrison rompió el récord en obstáculos. Un tweet fijo de Harrison muestra el video de ella rompiendo el récord mundial en el 2016, acompañado de la nota, “soy un testimonio andante de cuan realmente increíble es Dios”.

Parte del video de Harrison en las pruebas olímpicas y en la competencia donde rompió el récord mundial, incluidas en el reporte de NBC, revelan que la atleta en ambas ocasiones llevaba una cruz en su cuello.

Adicionalmente, Harrison portó la cruz mientas hablaba con NBC News vía video en la parte final de la entrevista y mientras practicaba para los Juegos de Tokio como parte de la pieza que hizo el noticiero sobre ella.

«Toda la gloria va para Dios solo por el hecho de haber tenido esta oportunidad»

“Aprendo de mis errores”, le dijo a NBC, de acuerdo a Christian Headlines. “El hecho de que sean mis primeros Juegos Olímpicos y llegar aquí a este podio mundial, y representar a mi país con lo mejor de mis habilidades – toda la gloria va para Dios solo por el hecho de haber tenido esta oportunidad…el solo obtener una medalla de plata en esta plataforma, es sorprendente”.

El lunes en la entrevista después de la victoria no fue la primera vez que Harrison puso su fe en público. Su biografía de Twitter muestra la frase “Yo amo a Jesús”.

En el 2018, ella le dijo a Athletics Weekly que el salto con obstáculos ha “permitido que mi fe cristiana crezca”.

De acuerdo a Harrison, “Tener mi fe me ha permitido levantarme demasiadas veces cuando he caído en este deporte”.

“Sin este regalo que Dios me ha dado, no estaría donde estoy ahora”, dijo ella en esa ocasión.

Harrison, quien nació dos meses prematura y fue adoptada cuando solo era una bebé, también le agradeció a su familia de 10 hermanos por su apoyo.

“Ser adoptada, y criada en una familia tan grande, y que mis hermanos vean el camino que he estado recorriendo – espero que se enorgullezcan”, dijo Harrison.

Los comentarios de Harrison después de su participación que le mereció una medalla de plata llegan cuando otros Olímpicos han usado esta plataforma para darle crédito a su fe en Dios por los logros en las Olimpiadas y en las pruebas de las Olimpiadas.

A principios de este verano después de asegurar un lugar para los Juegos de Tokio, la vallista y velocista Sydney McLaughlin dio “toda la gloria a Dios” en una entrevista con NBC Sports.

Honestamente, esta temporada, el solo trabajar con mi entrenador nuevo y mi nuevo sistema de soporte, es realmente fe y confiar en el proceso”, dice ella. “No puedo pedir nada más, y realmente es un regalo de Dios”.

Como Harrison, la fe de McLaughlin figura prominentemente en sus plataformas de medios sociales.

La biografía de la atleta en Twitter simplemente lee “Hija de Dios”, acompañada con la frase “Salvada por Gracia”.

La nadadora Surafricana Tatjana Schoenmaker ha portado dos gorros de natación durante su tiempo en las competencias en Tokio: uno representa su país natal y el otro porta la frase en latín “Soli Deo Gloria”, la cual se traduce a “La Gloria Solo A Dios”.

Solo días antes de marcar un nuevo récord mundial en los 200 metros femeniles de natación braza de pecho, ella compartió una oración en su cuenta de Instagram: “Padre Dios, hágase Tu voluntad solamente, que Tu paz nos llene, que podamos alabarte sin importar el resultado”.

Después de ganar la medalla de oro para Filipinas, la levantadora de pesas Hidilyn Diaz tomó en su mano la Medalla Milagrosa de la Virgen María que llevaba en el cuello además de señalar al cielo y hacer el símbolo de la cruz.

Hasta ahora, la victoria de Diaz en la competencia de levantamiento de pesas marca la única vez que Filipinas ha ganado una medalla de oro. El conteo general de esta nación es de dos medallas, ya que el país también ha obtenido una medalla de plata.

Varios atletas han recibido reconocimiento por sus confesiones publicas de fe, otros han enfrentado repercusiones por participar en activismo de justicia social el cual los críticos caracterizan como no patriótico.

La ceremonia de clausura de los Juegos de Tokio 2020 está programada para llevarse a cabo el domingo.

Seguí leyendo noticias sobre Deportistas cristianos aquí

 

Foto: USATF