El pastor de Texas Thomas Wilson de la Iglesia Bautista Meadowbrook está agradeciendo a Dios por perdonarle la vida después de que un pistolero al que se negó a prestarle su teléfono le disparó dos veces y le robó momentos después de decirle “Dios no te va a bendecir esta noche”.

Wilson, de 61 años, recibió un disparo el miércoles pasado poco después de salir del Houston Livestock Show and Rodeo con su secretaria, según KHOU 11.

Dijo que antes de ser maldecido y baleado, el pistolero le había preguntado si podía usar su teléfono, pero él se negó.

«Le dije que no, y él siguió hablando e incluso dijo estas palabras: ‘Dios no te va a bendecir esta noche'», recordó Wilson.

Mientras se alejaba del hombre y se dirigía a su auto con su secretaria, Wilson dijo que notó que su auto había sido robado. Dijo que estaba tratando de pedir ayuda cuando el hombre que pidió usar su teléfono se le acercó nuevamente, pero esta vez le exigió al pastor que le entregara su bolso.

«Al principio iba a darlo todo, simplemente rendirme, pero luego él saca el arma y me apunta justo a la cara, y vi que este tipo no tiene intenciones de dejarme irme de aquí», dijo Wilson.

«A pesar de lo agitado que estaba, no sólo iba a dispararme a mí sino también a mi secretaria y no podía permitir que eso sucediera», dijo. «Alcancé y agarré el arma y traté de alejarla de mi cara y se disparó, golpeándome en el hombro».

Ambos hombres terminaron en el suelo y mientras seguían peleando, el pastor terminó recibiendo disparos en ambos hombros y el pistolero se fue con su bolso en el que estaban sus tarjetas de crédito, cédula de identidad y pasaporte.

El pistolero dejó un zapato, un teléfono y otros artículos que la policía de Houston está revisando como evidencia.

«Quiero que atrapen a este hombre; quiero proteger a los demás», dijo el pastor y señaló que estaba dispuesto a perdonar al pistolero por lo que le hizo.

«Él todavía tiene que asumir la responsabilidad por lo que ha hecho, pero en medio de eso, todavía tenemos que tener un corazón que perdone», dijo Wilson.

También señaló que a pesar de que recibió dos disparos, tiene que agradecer a Dios por salvarle la vida.

«Doy gracias a Dios por estar todavía aquí hoy», dijo Wilson, destacando cómo su fe se ha fortalecido debido al ataque. «A Él sea la gloria, no he tenido ningún dolor real desde el tiroteo».