Tan solo en el año pasado Miles de cristianos han sido asesinados. En un instante las familias han perdido a sus seres queridos, sus iglesias, sus casas y todo lo que tenían.

Algunos lo llaman un genocidio total en el país más cristiano, en el continente más cristiano en términos de números.

La verdad de lo que está pasando en el conflicto Fulani en Nigeria continúa confundido por política, declaraciones incorrectas y desinformación. Pero un grupo dice que está sucediendo un engaño deliberado, uno que busca mostrar a los atacantes Fulani como simples “pastores” y el conflicto como un choque estrictamente entre granjeros y pastores de ganado.

La verdad, de acuerdo a la Sociedad Internacional para las Libertades Civiles y la Regla de la Ley (International Society for Civil Liberties & the Rule of Law), una organización no gubernamental sin fines de lucro con base en Nigeria, es que los islamistas radicales han tomado control sobre los Fulani, difundiendo yihad al matar deliberadamente a los cristianos y quemar sus iglesias.

Al mismo tiempo, se dice que están usando la narrativa de agricultura como una cubierta para reclamar que los choques no son de naturaleza religiosa.

El gobierno nigeriano, y muchos de los medios Occidentales, siguen esa línea de pensamiento y rehúsan a caracterizar la matanza continua por los Fulani, islamistas contra la mayoría de granjeros cristianos, como una guerra religiosa.

Emeka Imeagbalasi, Presidente del Consejo de Intersociedad, le dijo a The Christian Post en una serie de entrevistas por teléfono y por correo electrónico el 2 de agosto que hay fuerte evidencia, cuando se analizan los patrones y tendencias, que sugieren que el conflicto está lejos de ser solo sobre pastoreo de ganado pero que es deliberadamente una yihad dirigida a erradicar la Cristiandad.

Aun así, hay un número diferente de actores en la crisis de la nación más poblada de África la cual está dividida aproximadamente por la mitad entre sus habitantes musulmanes y cristianos.

Organizaciones que representan a los pastores de ganado Fulani se están distanciando de los radicales que llevan a cabo esta violencia en su nombre. Muchos reportes han documentado que los atacantes están usando rifles AK-47 y armas sofisticadas para matar tanta gente como sea posible, sugiriendo que están siendo financiados y suministrados por otros.

¿Entonces precisamente quien está matando miles de cristianos, convirtiendo las iglesias en mezquitas y desplazando multitud de familias, dejándolos sin nada?

 

Familias Que Están Perdiendo Todo

Todo lo que tienen lo han perdido en un momento; sus casas, iglesias, comunidades y cualquier estabilidad que tal vez pudieran haber conocido, incluso a sus seres amados y sus familiares. Son forzados a correr pos sus vidas.

De acuerdo a Puertas Abiertas USA, un grupo de vigilancia que ha estado asistiendo a las víctimas de la violencia Fulani en Nigeria, esa es la realidad para muchas familias cristianas.

Chris Summers, redactor en jefe del grupo de ayuda, le dijo a CP el 3 de agosto en una entrevista telefónica que dichas historias están pasando en todos los pueblos rurales del Cinturón Medio de Nigeria.

“Tan solo la idea de estar atrapado con tu familia en una de estas villas y saber que tu villa está a punto de ser asaltada y esencialmente tener que correr, dejar todo atrás y saber que estas a punto de convertirte en una persona internamente desplazada,” dijo el de las circunstancias que destacan en medio del sufrimiento.

“No estás seguro de lo que vas a hacer porque toda tu villa es forzada a irse así que cualquier comunidad que tenías es arrancada. Tu iglesia ya no está, lo cual, para muchos de estos cristianos en el Cinturón Medio, su iglesia es el centro de su comunidad y el centro de su estructura social. Así que la iglesia ya no está, ha sido quemada y tal vez nunca más la vuelvan a ver.”

 

Summers continuó:

“En un momento estás viviendo en un pueblo y al siguiente no tienes nada y no solo no tienes nada, pero todos tus amigos y vecinos que no han sido asesinados tampoco tienen nada.”

Puertas Abiertas dijo que ha entregado ayuda a aquellos con necesidad después de las grandes incursiones cerca de Jos en junio, donde más de 3,000 cristianos fueron desplazados y más de 200 fueron sacrificados.

Un trabajador con el grupo de vigilancia dijo que los sobrevivientes quedaron en una “situación patética”.

“La vida se ha convertido en un infierno para ellos. Han perdido a sus seres queridos, casas y todo por lo cual han trabajado ha desaparecido en un abrir y cerrar de ojos. Es difícil de describir la agonía por la que están pasando, “mencionó, Kerrie, el trabajador en aquel momento.

“Vimos personas que todavía estaban en una niebla debido a lo que acababan de pasar. Los niños lloraban histéricamente, tal vez por el hambre o tal vez por el hambre y el trauma.”

Summers explicó que Puertas Abiertas, quien ha estado activo en Nigeria por décadas, fue capaz de ayudar con alivio critico en Jos y en otras áreas al ayudar a las iglesias locales a establecer campos informales para la gente.

“Ayudamos a la iglesia a proveer herramientas de discipulado y Biblias para las iglesias que tal vez hayan sido quemadas o puede ser una ayuda de socorro más practica e inmediata,” explicó él, como asistir a niños y familias que hayan experimentado abuso traumático.

 

El Alcance de la Matanza

Con los ataques generalizados y en curso, han emergido diferentes números de cuantos cristianos han sido asesinados por los Fulani este año y en años anteriores.

Umeagbalasi quien ha creado publicaciones autorizadas de abogacía, lideró las campañas y ha recibido numerosos certificados de derechos humanos y premios al mérito, dijo que de acuerdo a la última revisión investigativa de Intersociety el 11 de julio, tantos como 1,870 cristianos rurales han sido asesinados por los Fulani desde enero del 2018.

Las matanzas, muchas de las cuales han tomado lugar en la vieja región del Cinturón Medio al norte de Nigeria, también han forzado a más de 1.7 millones de personas a huir de sus hogares después de años de violencia y amenazas por varios yihadistas Islámicos, incluyendo a Boko Haram.

Algunos de los peores ataques Fulani incluyeron redadas en las villas de los estados de Taraba y Adamawa en julio 8 y 9, más de 100 cristianos fueron asesinados y sus casas e iglesias quemadas hasta las cenizas.

Una redada incluso más devastadora paso el 11 de junio en las villas del Estado Plateau, donde los yihadistas acuchillaron a muerte a 250 cristianos rurales, solo 238 cuerpos fueron recuperados y enterrados en fosas comunes.

En términos de estadística, Umeagbalasi explico que son “fácilmente e inexorablemente generados a través de evidencias circunstanciales, incluyendo escenas del crimen, sobrevivientes, parientes de las víctimas y recuentos de testigos oculares.; documentaciones hechas por oficinas locales de la Asociación Cristiana de Nigeria, medios de comunicación, grupos de derechos humanos, activistas, organizaciones intergubernamentales y asociaciones indígenas de las víctimas.”

Intersociety quien dice haber seguido constantemente, documentado y abogado en contra de las matanzas, explicó que ha estado monitoreando las bajas por los últimos 10 años, especialmente desde el 2015.

Las estadísticas que compartió Umeagbalasi dividen los asesinatos de los últimos años, y resaltan los periodos más violentos. No menos de 1,300 cristianos fueron asesinados entre febrero y diciembre del 2016 con otras 1,700 muertes cristianas ocurridas en 2017. En total, él dice que desde junio del 2015, más de 5,400 cristianos han sido asesinados en los ataques radicales Fulani – y esto no incluye las muertes a manos de Boko Haram y otras facciones.

El impacto de los Fulani ha sido examinado en un numero de estudios mayores. En el 2017 el Índice de Terrorismo Global reportó que entre 2012 y 2016 cuando los ataques fueron menos frecuentes, aun así, los pastores de ganado Fulani mataron a más de 2,500 personas en Nigeria.

El índice indica que es difícil determinar si los extremistas Fulani operan como el único actor no estatal y están trabajando juntos como una típica organización terrorista o si son diferentes grupos Fulani independientes uno de otro, pero alimentados por la misma causa.

Más recientemente, El Grupo de Crisis Internacional publicó el 26 de julio su propia investigación, encontrando que más de 1,300 personas fueron asesinadas en los ataques ese año en los estados de Benue, Plateau, Adamawa, Nasarawa y Taraba.

A pesar de que lo etiquetan como “conflicto agricultor-pastor”, el ICG puso que los ataques se han convertido en el reto más grande de seguridad para Nigeria, tomando más vidas que la insurgencia de Boko Haram. El reporte culpó al gobierno federal de fallar en proteger a los ciudadanos y enjuiciar a los atacantes, alertando que la estabilidad de la nación está siendo socavada.

Sin embargo, dichos numero son conservadores. Otros grupos, tales como la Asociación Cristiana de Nigeria y los líderes de las iglesias denominaciones en el estado de Plateu, reclamaron que al final de junio más de 6,000 personas, la mayoría mujeres, niños y ancianos, han sido asesinados por los Fulani en redadas en el 2018.

Un comunicado de prensa dijo que las 6,000 muertes han sido registradas al norte del Cinturón Medio en los estados de Benue, Plateau, Taraba, Adamawa, Kaduna, Kwara, Borno, Zamfara y otros.

“Lo que está pasando en el estado de Plateau y otros estados seleccionados en Nigeria es genocidio puro y debe de ser detenido inmediatamente,” leía en ese momento una declaración conjunta.

Los líderes cristianos pidieron al gobierno nigeriano que “detuviera el derramamiento de sangre sin sentido en el territorio y evitara un estado de completa anarquía donde las personas son forzadas a defenderse a sí mismas.”

Bosun Emmanuel, el secretario del Foro Cristiano Nacional de Ancianos, hizo una de las advertencias más fuertes en la conferencia de Gremio de Hombres Católicos en Lagos, también en junio.

“Hablando realísticamente, la cristiandad está al borde de la extinción en Nigeria. La supremacía de la ideología de la Sharia en Nigeria marca el número de víctimas de la Iglesia nigeriana «, dijo Emmanuel.

En el 2018, podemos decir que, en 25 años a partir de ahora, estaremos enfrentando el riesgo de ser los últimos cristianos en Nigeria. Por lo tanto, los cristianos deben estar en las primeras líneas de defensión a la democracia en Nigeria,” añadió.

 

¿Por Qué Hacen Esto Los Fulani?

De acuerdo a Umeagbalasi, hace falta un entendimiento crucial en los medios que reporta sobre la crisis.

A saber que los Fulani han estado tomando posesión de un elemento yihadista el cual tiene la intención de quemar iglesias, matar cristianos y dividirlos en masas.

“¿Cuantos granjeros musulmanes están siendo asesinados por los pastores Fulani? ¿Cuantos hogares musulmanes han sido destruidos o quemados? La respuesta está en números negativos. No tiene nada que ver con los problemas granjero-pasto. Eso es falso,” dijo el sobre el argumento presentado.

“No nos gusta usar el [termino] “pastores Fulani”, nos gusta usar “yihadistas Fulani”, quienes están bajo el disfraz de pastores.”

El presidente del consejo de Intersociety explico que cuando se refiere a violencia, cuando se refiere a cuantos cristianos han sido asesinados en comparación con los musulmanes, “no hay punto de comparación”.

“¿Cuantas veces has escuchado o leído que las comunidades indígenas cristianas en Nigeria comenzaron la violencia – donde sean ellos los que han andado buscando a la gente Fulani y empezado a asesinar gente Fulani? Pregunto el retóricamente.

Él dijo que cuando los cristianos son asesinados, son raras las represalias por parte de su comunidad y no pueden ser comparadas con lo que está siendo infligido sobre ellos.