Un sacerdote sirio y otros dos cristianos fueron arrestados el viernes en Turquía, y se les atribuyó cargos de terrorismo por ofrecer pan y agua a militantes kurdos que visitaron el monasterio, según los reportes.

El Sacerdote Sefer Bileçen del monasterio Mor Yakup en el sudeste de Turquía, fue detenido el pasado jueves, según la agencia de noticias pro-kurda Mesopotamia, junto a otros dos cristianos, Musa Tash Takin de Sidri y Youssef Yar de Üçköy. Aún continúan detenidos.

Según el reporte, la gendarmería turca acusó al pastor de ayudar y encubrir a las fuerzas kurdas del Partido de Trabajadores, un grupo reconocido por los Estados Unidos como una organización terrorista extranjera.

El arresto de Bileçen se dio a conocer por el testimonio de un miembro de las Fuerzas de Defensa del Pueblo (PKK), quién contó que Bileçen le dio pan y agua a los militantes cuando visitaron su iglesia en 2018.

Bileçen es el único cuidador del monasterio en la ciudad de Martin.

Evgil Türker, de la agencia de noticias Mesopotamia, dijo que el arresto de Bileçen fue innecesario y pidió su liberación.

«Como hombres de Dios, los sacerdotes están comprometidos con aquellos que piden ayuda, sin importar su religión, raza, idioma o ideología», dijo Türker.

Türker comparó el caso de Bileçen con el del misionero americano Andrew Brunson. Brunson, quien sirvió durante dos décadas como misionero en Turquía, pasó dos años en prisión en Izmir después de ser acusado de apoyar a la militancia kurda y al movimiento Gülen, cargos que Brunson asegura son falsos.

Los reportes del arresto de Bileçen llegaron a la Comisión Internacional de Libertad Religiosa de Estados Unidos, un panel de expertos independientes que aconsejan a la Casa Blanca, al Congreso y al Departamento de Estado en asuntos religiosos.

«La Comisión está preocupada por los reportes iniciales acerca de la detención del Padre Sefer Bileçen, sacerdote de la Iglesia Mor Yakup en Nusaybin, y de otros dos cristianos, miembros de la Comunidad Siria Ortodoxa por razones que aún no han sido esclarecidas», dice un tweet de la Comisión.

El Monitor asirio para los Derechos Humanos reportó que el sacerdote y los dos cristianos fueron tomados de la estación de policía de Üçköys y los enviaron a Mardin.

«Desde el Monitor asirio para los Derechos Humanos, expresamos nuestra solidaridad para con los tres cristianos detenidos», reza un comunicado del grupo. «Reclamamos que las autoridades turcas tomen la completa responsabilidad por la integridad física, y demandamos su inmediata liberación sin demoras.»

El grupo humanitario cristiano sirio-iraquí Demanda de Acción, confirmó el arresto a través de fuentes en Turquía.

«Mientras que los dos cristianos fueron arrestados en sus aldeas, el Padre Bileçen fue forzado a ir con las autoridades después de un raid en el monasterio», fijo el grupo humanitario en su cuenta de Facebook.

“Estos arrestos han dejado a los 3.000 cristianos de la fe Ortodoxa Siria y de la etnia asiria-siria en un estado de miedo y confusión. Este tipo de comportamiento por parte de las autoridades turcas es la razón por la que la vasta mayoría de cristianos de Tur Abdin han huido de la región.»

Según la organización, el monasterio Mor Yakup se mantuvo cerrado por dos décadas antes de la llegada de Bileçen. El monasterio está situado en un área que sirve como punto focal en las batallas entre el PKK y el gobierno turco.

Uzay Bulut, una periodista turca, le contó al grupo de ayuda International Christian Concern, que los asirios han sido blanco de las masacres étnicas y religiosas durante siglos.

«Aunque estos grupos étnicos han sido dejados completamente solos por los poderes mundiales, han tratado con mucha resiliencia de mantener sus raíces ancestrales», dijo Uzay.

Desde el fallido intento de golpe de estado en 2016 por parte del gobierno Gülen, el régimen del presidente Recep Tayyip Erdogan ha iniciado una campaña masiva en contra de cualquier persona sospechosa de estar conectada con los grupos rebeldes. Cientos de miles han sido arrestados hasta el momento como resultado de esa campaña.

Además, Turquía a deportado a numerosos pastores extranjeros y misioneros en los últimos años.

Liberación