La iglesia evangélica Königshardt-Schmachtendorf de la ciudad de Oberhausen, en Alemania, ha tomado una decisión muy significativa en consonancia con los momentos que vive toda la Unión Europea, debido a la gran masa de inmigrantes que ha arribado a sus costas durante este año.

Esta iglesia evangélica puso manos a la obra y fue así que retiró el altar, el púlpito y los bancos y transformó este edificio en un centro para cobijar inmigrantes.

Esta decisión tan trascendente y humanitaria, la convirtió en la primera iglesia del país que decidió convertirse en centro de estas características; cuya propuesta fue planteada a las autoridades municipales, y éstas dieron su aprobación al proyecto.

El interior de la iglesia será reacondicionado y se habilitarán dormitorios y se instalarán cocinas que proveerán de alojamiento digno y comida a los cincuenta refugiados que allí se hospeden. Además, en el patio de la iglesia se instalarán lavadoras para facilitarles el servicio de limpieza.

La Dirección de la iglesia evangélica Königshardt-Schmachtendorf está a cargo del pastor Joachim Deterding, y fue quien invitó a sus conciudadanos a ofrecer su ayuda a los inmigrantes.

La decisión de convertir a la Iglesia en un centro de contención y alojamiento para estos refugiados no sólo marca un hito histórico, sino que manifiesta en hechos concretos el verdadero y sacrificial amor como nuestro Señor y Salvador Jesucristo de igual modo lo hizo por nosotros.