Todos los taxistas de Tagbilaran, una ciudad de Filipinas, muestran versículos bíblicos en la carrocería de sus típicos coches de tres ruedas. El requisito es obligatorio desde hace 20 años tanto para poder lograr la licencia como para continuar luego circulando, y debe ser visible en todo momento.

De no cumplir con la ordenanza puede recibirse una multa o incluso perder la licencia.

Algunos de los versículos que se pueden leer pintados dicen: «Yo soy el camino, la verdad y la vida», «La ley del Señor es perfecta, que convierte el alma», y «Dios ama al dador alegre», entre muchos otros.

«Todos los días los viajeros tienen la oportunidad de leer el mensaje en los vehículos de tres ruedas, esto ayuda de alguna forma a preservar la paz en nuestra ciudad, porque ya no tienen tiempo para pensar en el crimen cuando ven los versículos bíblicos en todas partes», explicó un regidor del Consejo.

«Esta es la única ciudad en las Filipinas que tiene esta ordenanza», dice Samuel Belderol, funcionario del ayuntamiento responsable de emitir las licencias de taxi.

«Queremos que el mundo sepa que somos una ciudad temerosa de Dios. Estos versículos bíblicos nos ayudan a acercarnos más a Dios», afirmó ante los periodistas.

«Sólo concedemos 3.000 licencias para taxis cada año, y en cada caso no sólo deben tener un versículo sino que además debe ser único, no se permiten versículos duplicados», dijo Belderol.

En su opinión, esta ordenanza (denominada «Biblia sobre ruedas) ha contribuido a que baje la tasa de criminalidad en la ciudad, y que las familias sean más sólidas.