Los funcionarios de una aldea en el centro de Laos arrestaron el sábado a un pastor y a otros cinco cristianos mientras éstos oraban en preparación para los servicios de adoración del día siguiente, según informó un organismo de control de derechos humanos.
Las autoridades de la aldea de Tahae arrestaron al líder de la iglesia, identificado sólo como Pastor Mum, y a los demás cristianos de la misma aldea,. distrito de Xaibouathong, provincia de Khammouane, según Sirikoon Prasertsee, directora de Human Rights Watcher para la Libertad Religiosa de Laos (HRWLRF).
“Los arrestos tuvieron lugar el sábado en la casa del pastor, mientras se reunían para orar en preparación para el culto del domingo por la mañana del día siguiente”, dijo Prasertsee. “Actualmente están encarcelados en la prisión del distrito de Xaibouathong”.
Identificó a los otros cinco cristianos laosianos como Liang, un hombre de 40 años; Pa, un hombre de 24 años; Laen, una mujer de 50 años; Lan, una mujer de 23 años; y Khoon, una mujer de 28 años.
Después de que el pastor Mum pusiera su fe en Cristo en 2019 al experimentar la curación de Dios, estableció una iglesia que adoraba libremente en su casa hasta que un nuevo jefe de la aldea, identificado solo como Lang, asumió la autoridad de la región en mayo, dijo.
“Otros habitantes de la aldea de Tahae y de las aldeas cercanas también han ejercido su derecho a la libertad religiosa para aceptar la fe cristiana”, dijo Prasertsee. “El nuevo jefe principal de la aldea fue designado para gobernar la aldea de Tahae, y la represión contra la libertad y las prácticas cristianas se volvió severa y condujo al arresto del Sr. Mum y de cinco creyentes laosianos”.
El jefe de la aldea, Lang, realizó los arrestos junto con el jefe adjunto de la aldea, Khampune, el jefe adjunto de la aldea, Ang, y tres funcionarios de seguridad identificados sólo como Bounma, Jit y Kam, dijo.
El artículo 30 de la Constitución de Laos reconoce el derecho y la libertad de los ciudadanos laosianos “a creer o no creer en la religión”, señaló.
El informe de 2023 del Departamento de Estado de EE. UU. sobre libertad religiosa internacional, publicado el miércoles, afirma que los líderes religiosos de Laos afirmaron que, aunque las autoridades de las zonas urbanas y de algunos distritos tenían un sólido conocimiento de las leyes que rigen las actividades religiosas, seguían existiendo restricciones inadecuadas a la libertad religiosa, algo frecuente en las zonas rurales.
“Continuaron los informes de que las autoridades locales, especialmente en aldeas aisladas, discriminaban y a veces expulsaban a seguidores de grupos religiosos minoritarios, en particular cristianos, por negarse a renunciar a su fe”, afirma el informe.
Los líderes de la Iglesia Evangélica Laos dijeron que las autoridades locales presionaron a 79 familias cristianas de los distritos de Xaybuathong, Yommalath y Bualapha en la provincia de Khammouane para que firmaran documentos renunciando a su fe el año pasado, según el informe del Departamento de Estado.
Según los informes, en octubre, funcionarios del distrito de Sa Mouay obligaron a ocho o más familias a abandonar tres aldeas y destruyeron sus hogares tras su conversión al cristianismo, según el informe.
“En septiembre y octubre, funcionarios locales en zonas rurales del distrito de Sa Mouay, provincia de Salavan, supuestamente destruyeron casas de cristianos conversos en cuatro aldeas, obligando a las familias a irse”, afirma el informe. “Según las fuentes, los funcionarios ofrecieron tierras a algunas familias para reconstruir sus casas en una aldea, pero sin ninguna otra compensación”.
De la población de Laos, de 7,9 millones de habitantes, el 64,7% son budistas, el 1,7% cristianos y el 31,4% afirman no tener “ninguna religión”, una categoría que incluye a aquellos con creencias animistas que no encajan en otras categorías, según el censo de 2015. El 2,2% restante pertenecía a otros grupos religiosos o no dio respuesta, según el informe del Departamento de Estado.