Los equipos llegaron el fin de semana del 21 y 22 de julio. Gran parte de nuestro grupo ya tiene experiencia en suelo japonés, puesto que trabajaron para Samaritan’s Purse cuando la nación asiática fue devastada por el terrible terremoto y el tsunami en 2011.

Nuestro DART está trabajando coordinadamente con las iglesias japonesas y otras organizaciones cristianas durante este operativo. Recibirán nuestra asistencia mientras se movilizan y reclutan voluntarios que compartirán el amor de Jesucristo mientras ayudan a las personas a limpiar sus hogares para poder regresar.

En la Prefectura de Hiroshima, el DART está trabajando con la Iglesia Cristiana Kure y el Centro de Voluntariado, alentando a las iglesias a reclutar a más personas para ayudar enlas tareas de limpieza. El trabajo ya ha comenzado, con voluntarios desplazados por todo el lugar, demostrando y compartiendo la compasión de Jesucristo con las víctimas. Ya se ha completado un cierto número de mudanzas pero el trabajo de los voluntarios continuará por semanas.

Un trabajo similar se está haciendo en Okayama, al norte de Hiroshima. Este lugar fue especialmente golpeado por las inundaciones. El foco de concentración de nuestro trabajo será en el vecindario de Mabe, donde se encuentra el 70% de las 11,000 propiedades afectadas. En este vecindario el trabajo tomará meses ya que se deben esperar el arribo de equipamiento adicional y recursos para las víctimas

En Okayama, los pastores locales se están uniendo en una reunión de oración semanal los martes por la noche, con miembros de Samaritan’s Purse. Entre otras cosas, están orando por el establecimiento de una iglesia en Mabe.

El líder de equipo Matt Swenson remarca que las iglesias están ‘profundamente agradecidas’ por la presencia de Samaritan’s Purse. «Para ellos es algo muy positivo que estemos aquí,» dijo.

A principios de julio, parte del Tifón Prapiroon combinado con lluvias estacionales produjeron un record en la caída de agua. Las inundaciones alcanzaron laderas, dejando como saldo más de 200 muertos, casas y comercios dañados, destruidos o completamente sumergidos. Cientos de habitantes en Hiroshima, Okayama y Ehime fueron desplazados a centros comunitarios y gimnasios.

El mayor desafío a enfrentar ahora son las altísimas y prolongadas temperaturas. Los voluntarios deben trabajar en periodos cortos para evitar problemas de salud.

«Cuando visitamos y hablamos con las personas, nos cuentan lo importante que es para ellos la ayuda que reciben; y aunque puedan sentirse algo ansiosos, también tienen esperanza,» dijo uno de los voluntarios. «Ellos solo esperan regresar a sus casas.»

Tanto el presidente de Samaritan’s Purse, Franklin Graham, como su hijo mayor, Will Graham, han llevado adelante campañas evangelistícas en Japón desde 2011, y muchos voluntarios que se unieron en esos eventos, son ahora quienes están ayudando a las familias a recuperarse.

Por favor, ora por los equipos DART mientras ayudan y alientan a las iglesias japonesas -en su mayoría pequeñas congregaciones. Ora para que los damnificados puedan encontrar Salvación mientras las iglesias se movilizan y sus miembros sirven y presentan el Evangelio de Jesús.