La policía en Sudan entró a una clase bíblica el martes (14 de junio) y arrestó a dos lideres cristianos por “violar el orden público”, así lo mencionó su abogado.

El abogado Shinbago Awad dijo que los oficiales Omdurman, en el cruce del Rio Nilo desde Khartoum, se llevaron bajo custodia al Pastor Kabashi Idris de la Iglesia Africana Inland y al evangelista Yacoub Ishakh de la Iglesia Bautista Independiente, hecho que fue presenciado por los asistentes al estudio bíblico en la iglesia Bautista en el área de la ciudad al Este de Hai Al Thawra.

El abogado también dijo que fueron culpados con violar la ley del orden público bajo el Artículo 77 del código penal de Sudan, fueron liberados bajo fianza el mismo día.

“Fueron acusados por un vecino musulmán radical quien interpuso una querella en contra de ellos en la estación de policía del área, lo cual llevó a que la policía arrestara a los dos lideres”, dijo Awad. “El musulmán radical le dijo a la policía que sus hijos estaban cantando canciones de cristianos y temía que se convirtieran al cristianismo”.

El mes pasado el musulmán radical de quien su casa está cerca del edificio donde esta la iglesia interpuso una queja por disturbios a la paz, aparentemente por que la iglesia estaba cantando una canción de adoración, dijo Awad. El 19 de mayo la policía citó a los dos lideres cristianos para un interrogatorio y después los liberó.

Un veredicto de culpable resultaría en una sentencia de prisión de hasta tres meses, una multa para ambos, y la corte podría emitir una orden de cesar los servicios de adoración, dijo Awad.

Después de dos años de avances en la libertad religiosa en Sudan al final de la dictadura islamista bajo Omar al-Bashir en el 2019, el espectro de persecución auspiciada por el estado regresó con un golpe militar el 25 de octubre del 2021.

Bashir fue derrocado después de 30 años en el poder en abril del 2019 y después de eso el gobierno civil militar transitorio consiguió revertir algunas provisiones sharias (ley islámica). Prohibió la etiqueta de “infieles” a cualquier grupo religioso y rescindió efectivamente las leyes de apostasía que hacían dejar el islam un crimen castigado con la muerte.

Con el golpe de estado del 25 de octubre, los cristianos en Sudan temen el regreso de los aspectos más represivos y duros de la ley Islámica. Abdalla Hamdok, quien fungiendo como primer ministro había dirigido un gobierno transitorio el cual comenzó en septiembre del 2019, fue detenido en arresto domiciliario por casi un mes antes de que fuera liberado y reinstituido en un tenue acuerdo de reparto de poder en el mes de noviembre.

Hamdock había estado enfrentando una enraizada y larga corrupción y un “estado profundo” islámico del régimen de Bashir – el mismo estado profundo que es sospechoso de erradicar el gobierno transitorio en el golpe del 25 de octubre.

La persecución a los cristianos por actores que no son del estado continuó antes y después del golpe. En la World Watch List 2022 de Puertas Abiertas de los países donde es más difícil ser cristiano, Sudan continuó en el lugar numero 13, el mismo lugar del año anterior, ya que los ataques de actores no pertenecientes al estado continuaron y las reformas de libertad religiosa a nivel nacional no fueron implementadas localmente.

Al momento de ser calificado como el país número 13 en el 2021, fue la primera vez que Sudan había caído del lugar de los top 10 de la lista World Watch List. El reporte Internacional de Libertad Religiosa del Departamento de Estado de Estados Unidos declara que las condiciones han mejorado un poco con la descriminalización de la apostasía y el alto a la demolición de iglesias, pero que el islam conservativo todavía domina la sociedad; los cristianos enfrentan discriminación, incluyendo problemas para obtener licencias para construir iglesias.

El Departamento de Estado de Estados Unidos en el 2019 quitó a Sudan de la lista de Países de Preocupación Particular (CPC por sus siglas en inglés) que entran o toleran “violaciones sistemáticas, continuas y flagrantes de la libertad religiosa” y lo actualizó a una lista. El Departamento de Estado quitó a Sudan de la lista Special Watch List en diciembre del 2020. Sudan previamente había sido designado como un CPC del 1999 al 2018.

La población cristiana de Sudan se estima en 2 millones, o 4.5% de una población total de más de 43 millones.