¡Bienvenidas a este espacio, nuestro espacio para la reflexión y el análisis!  

Quiero compartirte una noticia reciente, el Pastor John MacArthur estadounidense, fue censurado tras subir a la plataforma, un sermón; catalogado como “un discurso al odio”. Las palabras del pastor fueron: “No existe el transgénero, Dios dice que: hombre y mujer los creó. Eres XX o XY.”  

Este mensaje tuvo como punto de partida, el enojo y la protesta por una nueva ley canadiense que comenzó a regir el 1 de enero del corriente. La fundamental preocupación, es que esta ley, podría prohibir las enseñanzas bíblicas sobre la ética sexual, fundamentada en la palabra de Dios y de la misma manera, suceder lo que ya ha comenzado, limitar todo tipo de  comunicación al respecto, trayendo censura en las plataformas digitales.

Más de 4000 pastores de toda América del Norte se reunieron ese día para protestar en sus servicios congregacionales contra esta ley. 

Según Liberty Coalition Canada, la redacción del proyecto de ley es lo suficientemente amplia como para permitir «el enjuiciamiento penal de los cristianos que digan la verdad bíblica, sobre quienes estén sufriendo, atrapados en pecados sexuales como la homosexualidad y el transexualismo».

El mundo intenta censurar una verdad que no podrá ser callada, no podrá ser ignorada. Muchos aún en este sigo XXI intentan instalar a Jesús como un mito, negando su existencia; de la misma manera así lo expresan tantos libros, pensadores contemporáneos, films ridiculizando a nuestro Salvador, presentándolo como homosexual.

Esta posición que tomamos como hijos de luz, no es de condenación, al contrario, es para compartir la buena nueva: ¡Hay esperanza, el Salvador del mundo, te ama con amor eterno, más allá de tus errores, más allá de tus pecados y desea que conozcas cuáles son sus planes de bien para tu vida! Que halles la verdad y camines bajo sus preceptos.

Las Escrituras nos enseñan que Jesús se sentó a cenar con los pecadores, con los ladrones; con aquellos que miraban su condición y pensaban que no eran dignos de recibir la mirada de piedad y perdón del Maestro. Ese mismo Jesús fue el que hizo milagros de sanidad, de restauración, de liberación… ¿habrá algo que él no pueda hacer en vos? Es ese mismo Jesús que levantó a personas de la muerte, el que dio de comer a una multitud, el que está sentado en el trono y volverá por nosotros. ¡Jesús te ama y tiene un mensaje de amor para vos: con amor eterno te he amado, por tanto te he extiendo mi misericordia!

La persecución religiosa, cada día será mayor, es por ello que debemos prepararnos para asumir el reto: predica la verdad, enseña la Palabra, a tiempo y fuera de tiempo, ¡pero no calles! ¡Predica la verdad con denuedo, las señales están cumplidas, nuestra retención está cerca, pero antes prepárate para llevar una gran cosecha de almas y no le temas a este sistema diabólico: JESUCRISTO ES LA ESPERANZA PARA ESTE MUNDO, él nos prometió estar con nosotros hasta el fin.

¡Hoy es tu día de oportunidad, Cristo te ama!