El 21 de Septiembre partió a la presencia del Señor el hermano Pedro Medina, quien fuera traductor de la Biblia a la lengua Toba Qom. Y Sociedad Bíblica Argentina agradeció a Dios por su vida, que ha sido un ejemplo para muchos, y por su titánica tarea realizada en la traducción de la Biblia a su propio idioma. Sin duda su tarea, su buen humor y su vocación de servicio dejarán un legado imborrable.

Cuando le preguntaban a Pedro sobre el día en que terminó la traducción de la Biblia al toba qom, mostraba una sonrisa franca y plena con el recuerdo de haber cumplido la tarea. La emoción le ganaba: se humedecían sus ojos, alzaba sus manos al cielo y agradecía a Dios por haberle confiado tanto.

Hoy tenemos la certeza de que Pedro está con su Señor, porque así lo dice su Palabra: Jesucristo murió por nosotros para que vivamos para siempre con él.

Desde Sociedad Bíblica pidieron a Dios su consuelo y su amparo para la familia de Pedro y su iglesia.