Christian Solidarity Worldwide informó el martes que el reverendo Kuwa Shamal, uno de los cuatro hombres enjuiciados, ha sido puesto en libertad después de que un juez consideró que no había pruebas contra él.

Otro pastor que permanece en la cárcel, el Rev. Hassan Abduraheem, esta recluído bajo sospecha de crímenes de seguridad nacional con los otros dos hombres.

«CSW da la acogida a la decisión del juez de liberar al reverendo Shamal después de no encontrar ninguna evidencia en contra de él. Sin embargo estamos decepcionados que los juicios del Reverendo Abduraheem, el Sr. Jašek y el Sr. Abdumawla continúen a pesar de estar basados en la misma evidencia que se consideró insuficiente en el caso del reverendo Shamal «, declaró el presidente ejecutivo de CSW, Mervyn Thomas.

«En realidad, ninguno de ellos ha cometido los crímenes graves por los que se les acusa y exhortamos al gobierno sudanés a garantizar la liberación inmediata e incondicional de estos hombres, que han estado detenidos desde diciembre de 2015, simplemente por un acto de bondad, » agregó él.

Las acusaciones contra Abduraheem se centran en la premisa de que ayudó a facilitar una reunión en diciembre de 2015, donde se donaron $ 5,000 para el tratamiento médico de un joven que resultó herido en una manifestación en el 2013.

Sin embargo, las autoridades sudanesas interceptaron el dinero y afirmaron que el pastor y los hombres involucrados en la donación apoyaban movimientos rebeldes en las regiones del Kordofán del Sur, el Nilo Azul y Darfur, algo que los acusados rechazan firmemente.

Al enmarcar el caso de esta manera, el Servicio Nacional de Inteligencia y Seguridad ha intentado explotar el hecho de que los Revs. Abduraheem y Shamal son originarios de las montañas de Nuba en Kordofan del Sur y Abdumawla es de Darfur «, explicó el informe de la CSW.

Varios grupos internacionales de vigilancia de la persecución, como el Centro Americano de Derecho y Justicia, se han pronunciado en contra del tratamiento a los pastores y advirtieron en una petición global que a menos que se pronuncien, se podría dictar la pena de muerte.

«Ellos podrían ser sentenciados a suspender su fe si el mundo está en silencio», escribió el consejero jefe de ACLJ, Jay Sekulow, en diciembre.

«Los pastores cristianos Hassan y Kuwa necesitan tu voz ahora; el tiempo es esencial, mientras el juicio avanza, nuestro silencio podría ser su muerte», añadió él.

«Otros cristianos que se enfrentan a la muerte en Sudán son ahora libres porque habéis hablado. Hablen ahora por estos cristianos perseguidos».

Otros pastores cristianos han sido arrestados en numerosas ocasiones en la nación musulmana mayoritaria de Sudán, como es el caso de los pastores presbiterianos del sur de Sudán, Yat Michael y Peter Yein Reith, quienes también enfrentaron una posible pena de muerte hasta que fueron liberados de la prisión en agosto de 2015.

Para más Noticias Cristianas de la Iglesia Perseguida haga click aquí