A pesar de que la sociedad etiqueta la masculinidad como “tóxica” en lo que muchos llaman una “guerra contra los hombres”, el pastor de California Jack Hibbs dijo a su congregación que lo que los hombres cristianos necesitan reflexionar, especialmente hacia sus hijos, es la “masculinidad bíblica”.

Hibbs, quien dirige Calvary Chapel Chino Hills, predicó recientemente la segunda parte de una serie de sermones titulada “La guerra de 2024”, en la que examina los problemas por los que los cristianos lucharán metafóricamente con la cultura este año.

“Hay una guerra contra los hombres”, dijo Hibbs durante el sermón, diciendo que “una de las batallas más grandes que se libran en nuestra cultura” involucra a Satanás atacando directamente a los hombres.

“La mentira que avanza hoy contra los hombres es algo de esta naturaleza: los hombres no pueden ser fuertes. Eso es grosero, feo y tóxico”, lamentó Hibbs. “Si eres el hombre, ya no puedes ser el líder. Los hombres no pueden liderar”.

“A los hombres no se les permite ser fuertes; a los hombres no se les permite ser líderes, y los hombres ya no pueden tener una opinión, no se les permite. Cualquier cosa que digamos, es algo incorrecto. Es sexista, es chauvinista, es racista”.

En un momento, Hibbs dirigió a su congregación a ver un vídeo de PragerU en el que la comentarista conservadora Allie Beth Stuckey recomendaba que, para combatir los rasgos masculinos tóxicos, los hombres deberían ser más masculinos, no menos.

“Cuando intentas hacer que los hombres se parezcan más a las mujeres, no obtienes menos ‘masculinidad tóxica’, sino más”, dijo. “¿Por qué? Porque los hombres malos no se vuelven buenos cuando dejan de ser hombres, sino que se vuelven buenos cuando dejan de ser malos”.

“La agresión, la violencia y la ambición desenfrenada no pueden eliminarse de la psique masculina; sólo pueden controlarse. Y cuando se controlan, son herramientas para el bien, no para el daño”.

Stuckey sugirió además que “los mismos rasgos masculinos que traen destrucción también derrotan a la tiranía”, “los rasgos que fomentan la codicia también construyen economías” y “los rasgos que impulsan a los hombres a correr riesgos tontos también impulsan a los hombres a correr riesgos heroicos”.

“El problema creciente en la sociedad actual no es que los hombres sean demasiado masculinos; es que no son lo suficientemente masculinos. Cuando los hombres abrazan su masculinidad de una manera saludable y productiva, son líderes, guerreros y héroes”, añadió.

Volviendo a su sermón, Hibbs dijo: “Los niños deben ver la masculinidad bíblica y la feminidad bíblica mientras crecen”, y agregó: “Dios creó la familia por una razón, y es por eso que Satanás la odia. Los niños son el objetivo de todas las áreas de la vida.”

Hibbs les dijo a los padres presentes que si tienen un niño de 4 años que “accidentalmente se pone los tacones altos de su mamá”, deberían decirle: “Ponte las botas de tu papá”.

Hibbs añadió: “Si tienes una niña que camina con las botas de su padre”, se la debería animar a que se pruebe los tacones altos de su madre y camine con ellos.

“Dios dice a los padres: ‘instruye al niño en el camino que debe seguir’”, dijo Hibbs, citando Proverbios 22:6. “¿Tienes un niño o una niña? Entonces, en esa dirección, coloca estas herramientas o estos artículos o estas cosas en sus manos”.

“Prepárelos en la dirección en la que deben ir basándose en la Palabra de Dios porque el enemigo de sus hijos quiere prepararlos a su manera. Alguien va a ganar esta batalla… y Dios quiere que seamos nosotros”.