Según los informes, un padre hindú golpeó y explusó a su esposa y a sus cuatro hijos que decidieron convertirse al cristianismo, cortándolos financieramente y exigiendo que abandonen su devoción a Jesús.

La Asociación Cristiana Paquistaní Británica informó el sábado que la familia de Ramesh Kumar, el patriarca hindú, está luchando para llegar a fin de mes en el estado de Haryana en el norte de India cuando se acerca el invierno, pero la madre y sus cuatro hijos se han negado a volver a sus antiguas creencias

Kumar declaró en febrero que ya no toleraría que su familia asistiera a una iglesia cristiana para el culto, y presuntamente golpeó a su esposa y a sus hijos por su fe y los repudió oficialmente en septiembre.

El hijo mayor, Neeraj, de 23 años, ha estado usando su poco salario como empleado de una tienda para mantener a su madre y a sus tres hermanos, que todavía son estudiantes. Pero en octubre, Kumar obligó al empleador de su hijo a dejar de ofrecerle un salario.

Kumar afirmó en un informe policial que su familia intentó forzarlo a ir a la iglesia y cambiar su religión, y alegó que su hijo lo amenazó con matarlo si no se convertía en cristiano.

Los cristianos han negado las acusaciones ante la policía. Sin embargo, los funcionarios se unieron a los demás miembros de la familia para exigir que los cristianos pongan fin a la disputa familiar rechazando su cristianismo, de acuerdo con la ACPB.

Los niños y la madre han dicho, sin embargo, que la persecución a la que se enfrentan solo fortalece su fe en Jesús.

«No dejaremos de ir a la iglesia porque sabemos que Jesús es el verdadero Dios que murió por nosotros», dijeron.

Sin embargo, la ACPB teme que la familia esté en peligro de ataques, dado que la semana pasada Kumar colocó un anuncio en un periódico local alegando que los miembros de su familia lo atacaron.

Kumar también repudió a su familia en el anuncio y dijo que no es responsable de lo que les sucede.

Los cristianos de varias provincias indias han sufrido palizas violentas por su fe, las autoridades y los radicales hindúes los han acusado falsamente de tratar de convertir a la gente por la fuerza.

El pastor Naresh Paul, oficial principal de la Asociación Cristiana Asiática Británica, dijo que se reunió con la familia y reveló que la comunidad los ha abandonado y que sólo un pastor local viene a ayudarlos.

La ACPB está recolectando donaciones en apoyo de los cristianos y ha enumerado las dificultades financieras significativas que enfrentan por su compromiso con su fe.

«El rechazo de sus hijos por parte de un patriarca ha dejado a esta familia muy vulnerable, han sido atacados por un padre que está atrapado en el celo religioso que se ha vuelto más común en la India desde que el régimen [Narendra] Modi llegó al poder». dijo el presidente de la ACPB, Wilson Chowdhry.

«La proliferación de propaganda contra las minorías y un currículum nacional sesgado que continúa demonizando a otras religiones ha tenido el efecto de polarizar a las comunidades. Además, un número creciente de incidentes de persecución minoritaria es una acusación pobre de la sociedad india que carece de armonía y tolerancia en muchas regiones «.

En octubre, un grupo de nacionalistas hindúes borrachos golpeó salvajemente a un pastor cristiano en el sur de la India, acusándolo de conversiones enérgicas después de que cinco familias decidieran hacerse cristianas.

El pastor Banothu Sevya quedó en estado de coma durante dos días tras el asalto cerca de la aldea de Jamandlapalli, que se produjo después de que grupos hindúes radicales lo advirtieran contra la conversión de familias tribales en la región.

La esposa del pastor, Banothu Anusha, dijo que los atacantes «intentaron asesinar» a su esposo, el cual quedó con coágulos de sangre en el área cerebral, problemas de coordinación cerebral, lesiones en el ojo y un tímpano dañado.