La niña, Cristina Abala,fue rescatada ,según nuestras fuentes,por las fuerzas especiales de Irak y fue reunida con sus padres el viernes por la mañana, de acuerdo a World Watch Monitor.

Los padres de Cristina han estado viviendo en el campo de refugiados ASHTI, cerca de Erbil, por los dos últimos años.

“Este es un momento muy feliz; todos están danzando, aplaudiendo y cantando”, una mujer local contaba felizmente.

“Ella parece estar bien, bastante saludable. Creo que debió estar en la casa de una familia que cuidó bien de ella.Ella aún tenía puesto sus aritos de oro, así que debió estar con una familia de bien .”

La niña, que fue raptada en agosto del 2014 después que el estado islámico capturó Mosul y luego Qaraqosh, parecía estar en shock después de haberse encontrado en un nuevo lugar con gente desconocida.

Sus padres de la ciudad cristiana de Qaraqosh en las praderas de Nínive. Ellos inicialmente decidieron no irse con otros cristianos, porque el padre es ciego. Sin embargo, un día, todos los residentes que se quedaron en el área fueron llevados en un ómnibus para chequeos médicos. Un yihadista vino y sacó a Cristina de la falda de su madre mientras que a todos los demás se les pedía que sacaran y les entregasen todo lo de valor que tenían a los yihadista.

Todo lo que los padres de Cristina quisieron por los últimos 3 años era tener. Su hija de regreso y estaba siempre en sus mentes. Cristina también protagonizó una obra que los residentes de Qaraqosh escribieron y representaron en Erbil , como un enfoque catártico a su trauma.

Mientras Cristina ha vuelto a su casa sana y salva, miles de otras yazidíes, cristianos y otras niñas y mujeres en minoría han sido sujetas al honorífico trato por los hombres del estado islámico, también conocido como IS, ISIS, ISIL O DAESH.

Nadia Murad , una activista de los derechos humanos y esclava sexual , sobreviviente de la aldea Yazidi en Irak, ha contado a la ONU y muchas otras agencias humanitarias , acerca del horror que ella y otras personas tuvieron que atravesar.

“No nos sentíamos valoradas como seres humanos en sus manos,” ella contó en el noticiero STV , en febrero. “Ellos esclavizaron más de 6500 mujeres, llevándolas a diferentes lugares. Hacían lo que ellos querían con las mujeres , y mi destino era el mismo. Fui una de las víctimas e hicieron lo que quisieron con nosotras”.

Los radicales tomaban cualquier nena de alrededor de 9 años, abusaban de ellas y trataban de forzarlas a cambiar de religión ; contó ella. “Éramos sujetas a sus crímenes, estabamos en sus manos, así que nadie podía mencionar lo que hacían con nosotros,” ella cuenta revelando que fue violada por 12 hombres.

En el 2015 , una chica yazidí de 18 años, quemó por completo su rostro y cuerpo mientras estaba siendo mantenida como esclava sexual por Isis en Irak, buscando hacer que sea “ indeseable” , así los militantes pararian de violarla.