Una mujer cristiana que había sido raptada por el grupo terrorista Estado Islámico en 2014, y que también fue violada y vendida como esclava sexual, se reunió con su padre, el último sobreviviente de su familia, y todo fue registrado en un video muy emotivo que se compartió en Internet.

Rita Habib, describió su reencuentro con su padre como un ‘sueño’, según reportó Kurdistán 24. Los extremistas habían invadido su pueblo Qaraqosh, en el sudeste de Mosul, tres años atrás, asesinando a cientos de personas y tomando como rehenes a mujeres y niñas.

«Estoy muy feliz de poder reunirme con mi padre después de tres años. Es un momento de mucha alegría ya que es el único familiar que me queda,» dijo Habib.

La mujer había quedado atrapada en el sitio que protagonizaron sobre la ciudad los miembros del ISIS por seis meses antes de ser rapatada, y posteriormente fue vendida al mercado sexual sirio como esclava.

«Fui comprada y vendida cuatro veces. Ellos nos hicieron cosas terribles. Nos golpeaban y violaban,» contó la víctima. «Lo peor fue ver niñas de nueve años ser violadas por estos hombres. Las niñas eran vendidas en 4,000 a 15,000 dólares.»

Rita contó que las niñas cristianas eran usadas como esclavas sexuales, lo que formaba parte de la campaña genocida de ISIS en Medio Oriente.

La mujer fue finalmente rescatada hace cinco meses en la provincia siria Deir al-Zor, debido a que ISIS sigue perdiendo territorio que había usurpado en Irak y Siria a lo largo de 2017.

Ahora que se ha reunido con su padre en Erbil, Rita dijo que quiere empezar a reconstruir su vida, y ayudar a otras víctimas de la esclavitud de ISIS a recuperarse.

Un importante número de personas aún siguen en cautividad, debido a que el grupo terrorista no cede en sus operaciones y secuestros en otros países, como Egipto.

Aunque Qaraqosh y otros pueblos cristianos han sido libertados del poder de ISIS, los grupos de ayuda humanitaria advierten la necesidad de ayuda de parte de los países de Occidente para reconstruir las aldeas y recuperar las pérdidas.

William Hollander, asociado a Puertas Abiertas para apoyar a cristianos perseguidos en Irak, remarcó que los creyentes ahora tienen que enfrentar un montón de promesas no cumplidas, además de la tragedia a la que sobrevivieron.

«Ellos celebraron la liberación de Qaraqosh el año pasado. Estaban muy felices. Pero luego descubrieron que la mayoría de los hogares estaban totalmente destruidos o inhabitables,» dijo Hollander.

Además recalcó que la comunidad cristiana no ha recibido la ayuda que necesita.

«No hemos visto nada. No está sucediendo,» reclamó Hollander. «La gran frustración que sienten los cristianos y la población en general en este momento es que han sido traicionados por los poderes políticos,» y nuevamente deben recurrir a los campos de refugiados.

Por su parte Ashur Sargon Eskyra, presidente de la sede en Irak de Assyrian Aid Society, dijo que el futuro del cristianismo en esta área del mundo pende de un hilo.

«Los cristianos iraquíes (asirios, caldeos) son indígenas del país, según las fuentes históricas, y su futuro depende del apoyo y la protección internacional. Sin protección, no podrán seguir viviendo en Irak,» dijo Eskyra.

«Es un tiempo crítico para los cristianos de Irak -‘ser o no ser’. Ellos están enfrentando su mayor desafío.»