Sospechosos de estar vinculados con ISIS decapitaron a Pastor, y le entregaron la cabeza a la esposa, obligándola a cargarla hasta la estación de policía en Mozambique, según los reportes.

Los militantes jihadistas decapitaron a un Pastor, residente de Nova Zambezia en la provincia de Cabo Delgado, el pasado miércoles 15 de diciembre; según denunció la organización International Christian Concern.

El asesinato fue reportado a los medios, aunque la identidad de la víctima fue preservada.

El Zimbawe Daily también reportó el asesinato, y contó que la esposa del Pastor le dijo a la policía que «sospechosos insurgentes del Estado Islámico interceptaron al Pastor, lo decapitaron y le dieron la cabeza para que la llevara a las autoridades, cuando hiciera la denuncia».

A principios de mes, la organización Human Rights Watch reportó que el grupo armado en la ciudad Cabo Delgado, llamado Al Sunnah wa Jama’ah, también conocido como Al-Shabab, secuestra mujeres y niñas para «casarlas» con sus militantes.

Otras mujeres y niñas son mantenidas cautivas para venderlas a extranjeros entre $600 y $1800, según las denuncias. Algunas víctimas fueron liberadas después que sus familias pagaran rescate por ellas.

El pasado noviembre, militantes vinculados con ISIS decapitaron cerca de 50 personas, incluyendo mujeres y niños, y secuestraron otros tantos en un raid en los distritos de Miudumbe y Macomia, en la provincia de Cabo Delgado.

El día después del asesinato del Pastor, el presidente de Mozambique Filipe Nyusi remarcó que los ataques de los jihadistas decrecieron este año, después que Ruanda y los países vecinos ayudaran a acabar con la insurgencia radical.

La provincia de Cabo Delgado ha sufrido el nacimiento del movimiento jihadista que ha desplazado y asesinado a miles desde 2017. En 2018, el grupo terrorista declaró su alianza con el Estado Islámico de Irak y Siria. En 2019, el Estado Islámico confirmó que el grupo estaba afiliado y se adjudicó la responsabilidad por los ataques.

El grupo Al-Shabab, que opera en el país de mayoría cristiana, parece no tener conexiones con el grupo terrorista de mismo nombre y que acciona en Somalía.

La provincia de Cabo Delgado ha sufrido al menos 776 «eventos organizados de violencia» desde 2017, y desde enero de 2021, 2.578 «fatalidades por la violencia organizada» y «1.305 fatalidades con los civiles como blanco».

Las Naciones Unidas estima que más de 745.000 personas han sido desplazadas internamente en Mozambique debido al extremismo Islámico desde 2017.

Mozambique también se ubica en el puesto 45 de la lista de países peligrosos para cristianos, según Puertas Abiertas Estados Unidos. Este 2021 es la primera que el país entra en la lista anual.

Los ataques extremistas han dejado el resultado de la muerte de muchos cristianos, y los terroristas han incendiado iglesias, casas y escuelas en todo el país.