Muchas empresas y emprendedores llevan adelante sus proyectos con la ambición de conseguir muchos resultados pero obtienen menos de lo que esperaban.

Proverbios 13: dice Los perezosos ambicionan mucho y obtienen poco, pero los que trabajan con esmero prosperarán”.

Pero ¿Cómo llamar perezoso a alguien que se levanta al amanecer y se acuesta al terminar de trabajar? Sería una locura pensar que alguien tan ocupado pudiera llamarse perezoso por lo cual fui al diccionario de la Real Academia Española y busqué la definición y esto es lo que encontré: Negligente, descuidado o flojo en hacer lo que debe o necesita ejecutar.

Es por esto que entendí que muchas veces somos negligentes con nuestras empresas o proyectos y muy flojos para trabajar en las bases, en generar cimientos fuertes.

Algunas personas, por ejemplo, trabajan durante años en el área de legales de una gran empresa o en un estudio de gran renombre, un día se cansan y montan su propio estudio, otros aprendieron un oficio, saben tejer y montan su empresa de venta de tejidos. Pero ¿Qué hay en común en estos casos? Que muchos de este tipo de emprendimientos o empresas fracasan muy rápido porque no basta con saber hacer algo, sino que se necesita saber cómo llevar adelante una empresa. ¿Quien es mi cliente?, ¿Por qué me va a comprar a mi y no a otros?, ¿Cuánto y cómo le voy a cobrar? ¿Tengo una estrategia de marketing y ventas? Mis finanzas y la contabilidad ¿Cómo las voy a llevar adelante? Estas son algunas de las preguntas que por negligencia nadie hace y ese descuido lleva a la muerte de la mayoría de las Pymes en sus primeros años.

Hoy les dejo una herramienta muy útil y sencilla creada por Alexander Osterwalder e Yves Pigneur llamada Business Model Canva (Lienzo de modelo de negocios) que permite comunicar rápidamente y de una manera más tangible como una empresa crea y entrega valor, y cómo generará dinero. Es ideal para proyectos que estén comenzando de cero o para ayudar a repensar, de manera ágil, un negocio actual.

A través de nueve categorías podrás entender cómo creas valor, como entregas ese valor a tu cliente y como ganas dinero.

Aquí vamos:

1 – Propuesta de Valor: Está ligada al problema que resuelve tu producto o servicio. ¿Qué problema resuelves como nadie? ¿Qué te hace diferente al resto? 

2- Segmento de Clientes: Debemos esforzarnos en conocer muy bien a nuestros clientes, para saber fijar bien nuestros precios, entender qué necesidades tienen, en qué canales están, como me voy a comunicar con ellos y cuál será mi mejor estrategia para alcanzarlos.

3- Canales de Distribución y comercialización: Cómo voy a facilitarle la compra a mi cliente, si será por tienda física, o por canales online, o vía telefónica, etc. Por otro lado debo definir mis canales de comunicación, email marketing, redes sociales, venta telefónica, medios masivos de comunicación, entre otros.

4- Relación con los clientes: Nos permitirá captar nuevos clientes, retener a los actuales, fidelizarlos y generar engagement. Es importante pensar si les daremos atención personal, servicios automáticos, comunidades de usuarios, atención personal exclusiva o autoservicios.

5-  Fuentes de ingresos: Ventas de productos o servicios, publicidad, cuotas por uso, suscripción mensual, comisiones por ventas, entre otros. Aquí es importante saber cuánto vamos a cobrar y asegurarnos que nuestros clientes estén dispuestos a pagar por ello.

6- Recursos Clave: Son los elementos más importantes que se necesitan para llevar adelante tu negocio. Hay 4 recursos claves, los físicos (local, maquinarias, equipos, etc), los suministros (Materia prima, proveedores, etc.), Intelectuales (patentes, habilitaciones, derechos, etc) y los humanos (Empleados, personal de limpieza, etc)

7- Actividades claves: Son las acciones que debes realizar para poder realizar la propuesta de valor. Hay tres tipos, Producción, Resolución de Problemas y la Plataforma fundamental para que tu empresa funcione.

8- Socios Clave: Son aliados estratégicos que nos potenciarán en la realización del modelo de negocios. Unos pueden ser nuestros proveedores, y otros pueden ser empresas o colegas con los que compartamos clientes pero que no compitamos entre nosotros. Por ejemplo un consultor de marketing y un consultor financiero.

9- Estructura de Costos: Puedes centrar tu estructura centrada en los costos, o centrada en valor. Deberás analizar tus costos fijos, los variables y si estás en una economía de escala o de nicho.

Es tiempo de trabajar con esmero, según la RAE esta palabra significa: Sumo cuidado y atención diligente en hacer las cosas con perfección

Nuestro negocio vale el esfuerzo, ¡Adelante!