A Tammy Mellon no se le ha hecho fácil últimamente. Hace ocho semanas había tenido una cirugía, y sólo dos semanas después su casa se inundó.

Solo tuvo uno minutos para escapar con su silla de ruedas y algunas ropas, antes que el agua tomara el lugar.

Se vió forzada a abandonar su hogar en Doniphan, Missouri, cuando el Río Current desbordó por las lluvias de Abril.

Esta es la segunda vez que se inunda su casa, el agua llegó a un metro y medio de altura. Aún en medio de la tragedia experimentó el Amor de Dios, cuando recibió la respuesta a sus oraciones para que bajen las aguas y por ayuda para restaurar el daño que ésta causó.

«Oré cada día,» dijo Tammy. «Pronto vi como Dios envío a estas personas a mi casa. Él contestó mis oraciones,» contó Tammy. Los voluntarios de Samaritan’s Purse rápidamente limpiaron las paredes y los pisos del hogar -algo que impactó a Tammy profundamente.

El líder del equipo de los voluntarios, Dennis Robinson, le contó a los miembros que el trabajo y los esfuerzos en la casa de Tammy tocaron su corazón directamente. «Ella sintió que un gran peso le fue quitado de sus hombros,» dijo Robinson.

Los voluntarios también fueron tocados al tener la oportunidad de ayudar. El desastre de Doniphan fue el séptimo en el que Roberta Kallay pudo ayudar como voluntaria de Samaritan’s Purse. La primera vez fue en la inundación de Carolina del Sur en Octubre de 2015.

«Estoy agradecida de pasar tiempo con esta gente en este maravilloso ministerio,» dijo Roberta, de Lawrenceburg, Indiana.

 

Correr contra el tiempo

Gary y Delores Garrett solo tuvieron 15 minutos para evacuar.

Su casa a la vera del río Current comenzó a llenarse de agua mientras la pareja juntaba algo de ropa en un bolso, trataba de mover algunos muebles a zonas más altas, y alzaba las pertenencias más importantes a un camión.

Para el momento de dejar su hogar, el agua había entrado en todos lados.

Todavía se puede observar una marca de agua en las paredes a casi dos metros de altura, cerca de la ventana que da al patio trasero.

El verde del césped que una vez cubrió ese patio, ahora está cubierto por un sedimento de barro y arena.

Gary construyó su casa con vista al río, para así poder disfrutar de la pesca y de la vida natural -las águilas, los pavos, los ciervos.

La pareja había regresado al pueblo hace unos años atrás, donde se conocieron en la secundaria y comenzaron a salir. Ahora, ambos de 74 años, trataron de salvar todo lo que podían de esos años que les recordaban sus comienzos.

Su foto de graduación y otras familiares fueron de las primeras cosas que recogieron para protegerlas, aunque «por alto que se pusieran las cosas, igualmente eran alcanzadas por el agua,» contó Delores.

Muchos muebles fueron por arrastrados por el agua, así que tuvieron que romper algunas puertas en los cuartos para poder entrar. «Tuvimos que limpiar a fondo un cuarto a la vez, debido a la magnitud del desastre causado por el agua.»

Los voluntarios de Samaritan’s Purse ayudaron a los Garret a mover sus muebles a la cochera y secarlos.

Tristemente, muchas cosas no pudieron ser salvadas, incluyendo dos cajas de Operación Navidad para Niños que Delores no había terminado.

«Estaba preparando las cajas para la próxima Navidad,» dijo Delores. «Tuve que tirar todo y voy a tener que comenzar de cero.»

Los Garret también perdieron cuatro estantes de libros que habían guardado para sus tres hijas y 15 nietos.

Muchos de los ejemplares lo habían obtenido a lo largo de su caminar cristiano, y ahora estaban arruinados -numerosas Biblias, Comentarios Bíblicos, Libros de Teología, etc.

 

Sorprendidos por las bendiciones

Aunque el segundo piso de los Garret estaba seco, el primero tuvo que ser reemplazado hasta en los clavos.

Los voluntarios de Samaritan’s Purse fueron enviados de parte de Dios para la pareja, quienes sí no contaban con esta ayuda, hubieran tenido que hacerlo solos.

«Esto ha sido una bendición,» le dijo Gary a los voluntarios. «Sabía que me tomaría mucho tiempo a mi solo reparar todo. Planeaba hacerlo de a poco, pero ustedes lograron en un día lo que a mi me hubiese tomado semanas hacer.»

Samaritan’s Purse comenzó su ayuda el 7 de Mayo. Aún hacen falta voluntarios.