Guatemala está de luto tras la muerte de cientos de personas a causa de un alud, en el municipio de Santa Catarina Pinula. Ante la emergencia y la necesidad de otros cientos de afectados, la organización cristiana CBN desplazó a su personal para dar una mano de ayuda.

Luego de la tragedia, en el municipio de Santa Catarina, los rescatistas han puesto mucho empeño para encontrar a los desaparecidos.

«Las casas quedaron enterradas aproximadamente a 10 metros, 15 metros de profundidad. Esto es lo que está dificultando las labores de búsqueda y rescate», dice Mario Cruz, rescatista.

Al pasar de las horas las posibilidades de encontrar sobrevivientes es mucho menor. Pero algunos no pierden la fe.

«Pues nosotros aquí brindando ayuda y en el área donde estamos, buscando a los hijos de una hermana que asiste a la iglesia con nosotros. Esperando en Dios que todavía estén con vida», indica un voluntario.

Los afectados permanecen en albergues proporcionados por el gobierno.

«Yo no me explico cómo fue. En un ratito fue eso, en un ratito quedaron enterradas todas las casas», relata Marta Alicia Martínez.

La ayuda llega desde todos los rincones del país. Principalmente, víveres, agua y ropa, los cuales son almacenados para su distribución por los cuerpos de socorro.

A pesar de que la ayuda material ha estado presente, lo cierto es que las necesidades espirituales son muchas y difíciles de suplir. Ante esto, CBN Guatemala traslado un grupo de consejeros para aliviar el alma.

«La necesidad espiritual persiste. Es por eso que el equipo de CBN, junto a sus consejeros ya se encuentran trabajando con las personas, dándoles una palabra de amor, dándoles una palabra de esperanza y sobre todo, orando por cada una de ellas», expresa Patrinska Jerez, de CBN Guatemala.

La oración juega un papel importante…

Los niños también reciben un apoyo emocional por medio de juegos de la serie bíblica Superlibro. Al tiempo que les recuerdan el amor de Jesús.

Todo con el objetivo de poder darles un alivio, tras la pérdida de cientos de vidas.

Fuente: Mundo Cristiano