Las familias que tienen niños con capacidades diferentes tienen muchas necesidades. El pastor Salomón y su iglesia construyeron Jill’s House, un hogar que servirá para cambiar la cara de la atención a las discapacidades en Estados Unidos.

Uno de los planes de esta organización es un campamento cristiano en temporada baja que esta equipado para el cuidado y descanso de sus pacientes. Los padres tratarán allí de enfocarse en lo bueno, ya que Dios les ha dado el regalo de la vida y servirán de testimonio para otras personas.

Los padres también tendrán la posibilidad de darse un respiro para analizar su matrimonio y fortalecer así su amor. “Al tener un niño con discapacidades especiales, la tasa de divorcios aumenta”, advirtió Shannon, madre de dos niños con trastornos genéticos.

Jesús dice: «Lo que hagáis al más pequeño de éstos, lo hacéis a mí”

“Uno no ve estas familias fuera de casa en la comunidad porque es difícil para ellos estar allí, aunque sólo vayan a la iglesia. Sólo abrácelos. Comience con algo simple. No es necesario hacer algo tan grande como Jill’s House para ayudar”, expresó Daffron, una ayudante de Jill’s House.