Seis cristianos, incluyendo a un niño de 9 años, fueron asesinados en un ataque reciente en una aldea predominantemente cristiana en el noreste de la Republica Democrática del Congo.

Puertas Abiertas USA, un grupo vigía de persecución cristiana sin fines de lucro que está activo en 60 países, reporta que casi 500 familias huyeron de sus hogares cuando las fuerzas rebeldes atacaron la aldea Kalau mayormente cristiana cerca de la ciudad de Beni en la RDC en la provincia Norte de Kivu.

Se reporta que el ataque duró por lo menos cuatro horas y se cree que fue perpetrado por las Fuerzas Democráticas Aliadas (ADF por sus siglas en ingles), un grupo militante activo en la provincia Norte de Kivu de la RDC y Uganda.

Lanzado a mediados de la década de 1990 por los rebeldes musulmanes ugandeses expulsados de Uganda, el ADF se ha convertido en el grupo rebelde más activo y violento de la República Democrática del Congo en los últimos dos años.

Fuentes con conocimiento del ataque en Kalau le dijeron al grupo que los atacantes pretendieron ser agentes de seguridad cuando llegaron a la aldea.

Los impostores llegaron al centro de la aldea antes de que hubiera sospecha de que no eran quienes decían ser. A ese punto, los rebeldes comenzaron a disparar sus armas contra los aldeanos. Entre los muertos en el ataque estaba un niño de 9 años y por lo menos tres mujeres.

“Una enfermera en el hospital de Nyankunde en Beni le dijo a Puertas Abiertas por teléfono que los atacantes entonces procedieron a la casa del jefe de la aldea,” declara el reporte de Puertas Abiertas. “Cuando les dispararon a los perros guardianes, los balazos hicieron que todos salieran corriendo. Dos aldeanos que intentaron huir fueron asesinados”.

El Pastor Gilber Kambale, quien opera una organización para sociedad civil con base en Beni, le dijo a Puertas Abiertas que 470 familias del Congo huyeron de Beni después del incidente.

Muchas de las familias fueron protegidas por familias anfitrionas o se les dio refugio dentro de las escuelas en la Comuna de Beni Beu.

El área de Beni no es extraña a la violencia causada por la ADF ya que cientos de civiles han sido asesinados en el área durante los últimos cinco años.

De acuerdo a Puertas Abiertas, se cree que la ADF ha matado a por lo menos 700 civiles y más de 20 miembros de las fuerzas de paz de Naciones Unidas.

En agosto del 2016, la ADF fue culpada de llevar a cabo lo que se conoce como “la masacre de Beni”, donde por lo menos 64 personas fueron acuchilladas a muerte.

Puertas Abiertas teme que se desarrolle más violencia en el área en un futuro cercano.

“Hemos escuchado a los rebeldes decir que trabajaron mucho tiempo en los dominios de secuestro y asesinato, pero ahora quieren moverse a la fase de ocupar el territorio”, le dijo un líder de la comunidad local a Puertas Abiertas. “Quieren ocupar el área y reclamarla como propia”.

La provincia Norte de Kivu también ha estado en medio de un brote de Ébola por los últimos ocho meses. Las fuerzas de ADF son culpadas de obstaculizar los esfuerzos de ayuda y de ataques contra los centros de tratamiento para el Ébola. Por lo menos una clínica fue quemada.

De acuerdo a Eleanor Beevor del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos, se cree que la ADF es responsable de las muertes de por lo menos 249 personas solo en el 2018.

De acuerdo al Grupo de Investigación del Congo en la Universidad de Nueva York, un miembro de la ADF público por lo menos 35 videos en canales privados de medios sociales que mencionaban o mostraban ataques militantes, contenían lecturas Coránicas e imágenes de adoctrinamiento o mensajes de propaganda, esto fue entre el 2016 y el 2017.

El conflicto ha plagado por décadas la segunda nación más grande de África. De acuerdo a la organización cristiana humanitaria World Vision, por lo menos 2.1 millones de personas en la RDC fueron recientemente desplazadas en el 2017 y 2018. Con por lo menos 4.5 millones desplazados, la RDC tiene el número más alto internacionalmente de personas desplazadas en África.