Miles de cristianos se reunirán el sábado en North Charleston, Carolina del Sur. Su objetivo es ayunar y orar por su estado y la nación en un momento de crisis.

El gobernador de Carolina del Sur Nikki Haley, que hizo el llamado para el día de la oración y el gobernador del estado Louisana, Bobby Jindal, asistirán al evento.

Pero los organizadores destacan que la reunión no es política. Los cristianos evangélicos estará al frente del programa.

«No hay predicadores pontificando o políticos grandilocuentes, los logotipos y los egos se comprueban en la puerta», afirmó el comunicado de prensa sobre el evento.

El tiempo de ayuno, oración y arrepentimiento se basa en la admonición bíblica escrita en el libro de Joel, en el capítulo 2, que llama a la nación de Israel a arrepentirse y a orar.

«Estados Unidos se encuentra ahora en un estado de crisis, y la raíz no se va a encontrar en las agendas políticas, en el estancamiento económico, en las tasas de criminalidad o en las amenazas terroristas, como muchos creen», dice los líderes de oración en el sitio web del evento «The Response SC».

«Nuestro país está en crisis porque somos un pueblo que ya no está honrando a Dios en nuestra prosperidad o humildemente recurriendo a Él en nuestras situaciones difíciles», dicen.

El American Renewal Project está patrocinando el evento de Carolina del Sur. Reuniones anteriores se celebraron en Houston en 2013 y en Baton Rouge a principios de este año.

Fuente: Mundo Cristiano