Un cristiano apostado en Yola, noreste de Nigeria, como parte de su servicio en el cuerpo juvenil fue asesinado en lo que se sospecha un ataque premeditado, según fuentes.

Samaila Sabo Awudu fue asaltado por al menos cinco hombres con machetes cerca de las 1:30 p.m. el 26 de agosto en su cuarto, en un centro para miembros del Cuerpo de Servicio Nacional de la Juventud (NYSC) en la capital del estado de Adamawa. Tenía 28 años.

Graduados de universidad y politécnicos en Nigeria sin requeridos para proveer un año de servicio de desarrollo nacional con el NYSC, y Awudu, un residente del estado de Taraba, estaba sirviendo en el Colegio de Teología Islámica en Yola, según contó su hermano.

Miembros de la NYSC han sido el blanco en violentos crímenes en varias partes de Nigeria, pero en el caso de Awudu, los atacantes encerraron al joven antes de atacarlos con machetes y dejarlo morir.

El hermano de Awudu, Ephraim Haruma Sabo, simpatizantes dijeron en el funeral llevado a cabo en Gindin Dorowa, condado de Wukari, está semana que miembros del cuerpo le avisaron a la familia del ataque.

“Miembros del cuerpo juvenil, nos dijeron que cerca de cinco hombres armados musulmanes atacaron al joven, cuando irrumpieron en su residencia en el NYSC en Yola y le cortaron con machetes», contaron. “Él fue llevado por la policía al Centro Médico de Yola, donde falleció”.

Awudu se graduó de la Universidad Federal, en Wukari, estado de Taraba, con un grado en bioquímica, según Sabo.

El Rev. Phillips Agbu, pastor de la Iglesia Cristiana Reformada de Nigeria (CRC-N) en Gindin Dorowa, dijo que Awudu era un miembro comprometido de la Iglesia y que había vivido “una vida ejemplar, digna de ser imitada”.

El hermano de Awudu, Sabo, dijo que el funeral estaba repleto de gente buena, incapaz de lastimar a nadie.

Awudu “había atravesado los rigores de crecer y estudiar, solo para que su vida sea corta, justo cuando sus familiares estaban empezando a verlo como apoyo”, dijo Sabo. “Su muerte nos afecta negativamente sin duda, y también a su comunidad cristiana”.

Jingi Denis, director de NYSC en el estado de Adamawa se dirigió a las personas en el funeral. La muerte de Aduwu “es una pérdida para todo el país”, dijo Denis. “Es algo muy triste, y no sabemos que motivó su muerte pues la investigación sigue su curso”.

Suleiman Ngoruje, superintendente de la policía de Adamawa, dijo en un comunicado el lunes que los oficiales están buscando a los asesinos.

Danjuma Usman Shiddi, miembro del Parlamento de Nigeria, la Asamblea Nacional, dijo en un comunicado del domingo, “Estamos comprometidos con los servicios de seguridad para asegurar justicia para la víctima, su familia, nuestra comunidad y nuestros estudiantes”.

Nigeria lidera en el mundo por muertes a cristianos por causa de su fe (de octubre del 2020 a septiembre del 2021) con 4650 fallecidos, contra 3530 del año anterior, según Puertas Abiertas Estados Unidos. El número de secuestros de cristianos ha sido el más alto en Nigeria, con más de 2500 víctimas, contra 990 del año anterior, según denuncian las organizaciones de derechos humanos.

Nigeria solo es superada por China en el número de iglesias atacadas, con 470 casos, según los reportes.

En la Lista Mundial de 2022 de países más peligrosos para allá Cristianos, Nigeria saltó al 7mo lugar, desde el 9vo en el año anterior.