Representantes de una comunidad de protestantes desplazadas más de cinco años viajaron a la Ciudad de México el 1 de octubre, acompañado por líderes de la iglesia y organizaciones de libertad religiosa, para reunirse con funcionarios del Gobierno Federal y para abogar por una solución justa a su caso.

En 2014, Gobierno del Estado funcionarios de Chiapas firmaron un acuerdo para reubicar a la comunidad, que fueron expulsados ​​de la localidad de Los Llanos a principios de 2010, pero desde entonces no han tomado medida alguna para cumplir sus promesas.

Cualquier institución a la cual se ha pedido ayuda a hecho caso omiso a este acontecimiento hasta la fecha, por ende la comunidad de 31 hombres, mujeres y niños ha permanecido en la ciudad plaza San Cristóbal en Chiapas durante 118 días en un intento de llamar la atención sobre su difícil situación.

La comunidad de Los Llanos ha demostrado su voluntad de compromiso, incluso aceptando la reubicación cuando quedó claro que no podían esperar que el gobierno los proteja si regresaban a sus hogares; y sin embargo esto ha sido recibido con desprecio.

“Esperamos que las reuniones en la Ciudad de México con funcionarios gubernamentales de alto nivel resultará en una acción de retraso largo para defender el derecho a la libertad de religión o de creencia, y que serán reubicados en viviendas nuevas sin demora» dijo el presidente ejecutivo Mervyn Thomas CSW.