Ha cambiado el año, pero no la situación de extrema violencia que se vive en Nigeria, y que sufren de manera especial los cristianos evangélicos a manos de extremistas islámicos.

SI el primer ataque de 2015 no dejó víctimas mortales gracias a que el terrorista kamikaze no pudo entrar en el templo, inmolándose en el exterior, varios ataques armados que se han producido en esta última semana han producido decenas de cristianos muertos y heridos.

Extremistas armados musulmanes de la etnia Fulani asesinaron este viernes (2 de enero) a 15 cristianos en el estado de Kaduna, donde otras 10 personas murieron el pasado 27 de diciembre, poniendo fin a una semana de violencia en Nigeria en el que al menos 28 cristianos fueron asesinados quedando aún muchos desaparecidos y heridos.

Los musulmanes Fulani atacaron Ambe-Madaki, en Sanga (Kaduna), en un ataque que comenzó sobre las cuatro de la madrugada.

En este asalto realizado ayer, los extremistas dispararon a las personas y prendieron fuego a más de veinte casas. Muchos cristianos permanecen desaparecidos, y decenas de personas sufrieron heridas de diversa gravedad. Todos son miembros de la Iglesia Evangélica Reformada de Cristo.

AÑO NUEVO EN PLATEAU

En víspera de Año Nuevo en el estado de Plateau, hombres armados atacaron a la comunidad cristiana de Kantoma  (Mangu) que se preparaba para celebrar el Año Nuevo, matando a tres miembros de la Iglesia de Cristo en las Naciones (COCIN)

Los atacantes provenían de un asentamiento musulmán fulani cercano, y decapitaron a uno de los tres cristianos asesinados llevándose la cabeza.

La intervención de los agentes de seguridad ayudó a que no fuese mayor el número de víctimas, aunque el asalto ha causado pánico entre los cristianos de la zona, la mayoría de ellos miembros COCIN. Las fuerzas de seguridad permanecen en la zona proporcionando protección.

ATAQUE PREVIO EN KADUNA

En un ataque al pueblo Tattaura en Sanga área del gobierno local, hombres armados Fulani musulmanes en la noche del 27 de diciembre mataron a 10 cristianos e hirieron a otros cinco durante la celebración la celebración de Navidad de la Iglesia Evangélica Reformada de Cristo (ERCC).