Por Argenis Esquipulas / Chiapas Mexico

Más 30 mil creyentes evangélicos de diferentes municipios del estado de Chiapas y

de la iglesia cristiana «Jesús es el Camino», de Tuxtla Gutiérrez; participaron en una

Marcha de Testimonio de Acción de Gracias a Dios por la Paz de Chiapas”; bajo el lema “Por Amor A Dios, No Callaré”.

El pastor evangélico de la iglesia “Jesús es el Camino”, dio a conocer que es muy importante realizar estos tipos de actividades religiosas, en agradecimiento por la Paz en Chiapas, que surgió en 1994, luego del movimiento zapatista, en el cual tzotziles, tzeltales y tojolabales, se levantaron en armas para exigir mayores derechos como pueblos indígenas.

Miles de cristianos salieron desde la fuente de “La Diana Cazadora” al oriente de la capital, para luego concentrarse en el Parque Central, al poniente de la ciudad; donde agradecieron, exaltaron la paz y la convivencia en la entidad.

Por su paso sobre la Avenida Central, los creyentes se congregaron en la plaza cívica para efectuar un mitin religioso frente al Palacio de Gobierno, donde los feligreses pidieron por el buen desempeño del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, del gobernador chiapaneco Rutilio Escandón Cadenas y los ayuntamientos municipales, bajo el principio dogmático de que «toda autoridad es puesta por Dios».

Así mismo elevaron sus plegarias por el gobierno estatal, los diputados locales y federales para que “actúen guiados por la justicia”, en la búsqueda del bienestar y el desarrollo social.

Los evangélicos exaltaron los valores de la paz, la unidad, la legalidad y el diálogo; como factores para la convivencia social, el trabajo productivo y el desarrollo familiar y comunitario.

En la concentración, estuvieron evangélicos de las etnias tzotzil, chol, tojolabal, tzeltal que, vestidos con sus tradicionales atuendos, participaron con cantos y alabanzas en lenguas maternas.

El pastor evangélico Josué Pérez Pardo, comento que dicho encuentro de fe y oración, estuvieron cristianos de todas las regiones de Chiapas y representantes de diferentes entidades federativas; decenas de pastores comenzaron a recorrer en vehículos, otros muchos caminando en sobre la arteria principal y sus calles de la ciudad, de norte a sur y de oriente a poniente, llevando la Palabra de Dios y un mensaje de paz y esperanza, orando por los enfermos y por las autoridades; con los cantos de niños, jóvenes, adultos e incluso algunos ancianos que recorrieron de manera intermitente acompañando los contingentes, junto a los grupos de panderistas, banda de viento y carros alegóricos.

De acuerdo con un informe especial de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos de México (CNDH), de 1974 a 2016, se documentaron más de 30,500 casos de desplazamiento interno por intolerancia religiosa en Chiapas. El censo del Instituto detalla que, Chiapas, tiene más de 5.5 millones de habitantes, de los cuales, 3 millones se consideran católicos y, 2 millones, son protestantes evangélicos.

La coordinación de Organizaciones Cristianas en México explica que, en Chiapas, 6 de cada 10 familias sale de su casa para evitar agresiones por conflictos religiosos.

La movilización evangélica fue convocada por el Pastor Josué Pérez Pardo, del ministerio «Jesucristo Esperanza Segura» en Tuxtla Gutiérrez, donde los creyentes evangélicos portaban globos blanco como símbolo de paz, otros tenían cartulinas o estaban pintados con mensajes de aliento para las familias, tales como «Dios es Amor», «Dios es paz», «Dios sana nuestra tierra», «Dios cuida a tu familia», «Oramos por Tuxtla Gutiérrez», «Dios bendice a Chiapas», fueron tan sólo algunos de los mensajes que se podían leer en la conglomeración.

En entrevista a con Josué Pérez Pardo, pastor de la iglesia cristiana «Jesús es el Camino», comentó que esta caravana de oración fue realizada ante los hechos que se han vivido últimamente en el estado de Chiapas y Tuxtla Gutiérrez, como los altos índices de violencia en la zona altos, los accidentes en automóvil y en motocicleta que se han registrado en los últimos meses.

Así mismo destacó la continuidad de la violencia en el estado de Chiapas, especialmente en su zona norte y en municipios como La Concordia y Comalapa, áreas que abarcan la Sierra Madre de Chiapas. Lamentablemente, a pesar de ser la región con mayor cantidad de creyentes evangélicos, persisten casos de intolerancia religiosa, principalmente en comunidades indígenas.

Sumándose a esta búsqueda de paz, el pastor Mario Choj, perteneciente a la etnia tzotzil y líder de la iglesia «Catedral del Evangelio» en San Juan Chamula, elevó plegarias en su lengua materna por la tranquilidad en Chiapas. Su oración no solo apuntó a la situación local, sino que extendió sus deseos de paz a todos los estados de México, anhelando que el mensaje de paz llegue a cada rincón del país.

En el recorrido también oraron por los enfermos, por los trabajadores del sector salud, por los policías; además de la economía y las familias afectadas por coronavirus. Asimismo, pidieron por anular toda maldición de brujería o satanismo.

Durante la marcha, se escucharon cantos y alabanzas clamando por la educación, las personas de la tercera edad; por los pastores y los participantes de esta caravana. Como regla para participar, se impuso un máximo de cuatro personas por automóvil, uso de cubrebocas, no bajarse de las unidades y respetar a las autoridades policiacas que los acompañaron.

El otro propósito de esta “Marcha de Testimonio de Acción de Gracias a Dios por la Paz de Chiapas”, es confraternizar con otras iglesias del estado y de los municipios. “La iglesia que participa se da a conocer, se da a conocer que hay un pueblo cristiano evangélico, conocedor de las escrituras que está clamando por la ciudad, por el estado y por el país”, comentó el pastor.

Cabe mencionar que dicha marcha se ha realizado en otros estados del sur de la república mexicana y en todos los municipios de Chiapas, hasta el momento los pastores se estarán organizando para que, una vez al mes, realicen un clamor por el estado.

Durante el año 2020 y 2021, la «Iglesia Cristiana Jesús es el Camino», realizó caravanas de oración motorizadas en todo el estado de Chiapas, ante los altos índices de mortalidad por el COVID-19, dónde participaron vehículos en diferentes puntos del estado de Chiapas, con una duración de más de tres horas. Hasta este 2020, en Chiapas, 53.9 % de la población es católica, 32.4 % protestante, cristiano evangélico y, en tercer lugar, se ubican las personas sin religión con 12.5 por ciento.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en los resultados del Censo de Población y Vivienda 2020, colocó a Chiapas como el estado con mayor diversidad ideológica del país, además, mantiene el menor porcentaje de población que se asume católica.

El estado de Chiapas cuenta con el 32% con mayor porcentaje de población que es protestante o cristiana evangélica, debajo se encuentran otros estados como Tabasco (27%), Campeche (24%), Quintana Roo (21%) o Tamaulipas (17%), la media nacional se encuentra en un (11%).

En las zonas indígenas de Chiapas, la intolerancia religiosa es una realidad desde hace casi 50 años y, como resultado, más de 30 mil evangélicos se vieron obligados a abandonar sus hogares para evitar conflictos con la comunidad.

De acuerdo con un informe especial de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos de México (CNDH), de 1974 a 2016, se documentaron más de 30,500 casos de desplazamiento interno en Chiapas; el censo del Instituto detalla que, Chiapas, tiene más de 5.5 millones de habitantes, de los cuales, 3 millones se consideran católicos y 2 millones son protestantes evangélicos.

La coordinación de Organizaciones Cristianas en México explica que, en Chiapas, 6 de cada 10 familias salen de su casa para evitar agresiones por conflictos religiosos.