Las emociones estaban a flor de piel en el discurso del boxeador filipino cristiano, Manny Pacquiao, cuando anunciaba su retiro del boxeo en un vídeo publicado en sus cuentas de Instagram y Facebook el martes.

En el video, Pacquiao de 42 años, profesó su fe expresando gratitud a Dios y dijo que su carrera deportiva no hubiese sido posible sino fuera por el Señor.

Pacquiao, que se convirtió en boxeador en 1995, lleva un récord como el único en ganar 12 títulos en cuatro diferentes décadas. Pacquiao es también el luchador más viejo en ganar un título mundial, y el único en llegar al podio en ocho divisiones de peso distintas.

Él está dando por terminada su carrera deportiva de 26 años con 72 peleas, 62 victorias, 8 derrotas y 2 empates.

«Dios es bueno todo el tiempo», proclamó Pacquiao. «Le doy toda la Gloria a Dios. Siempre creí que en Él, todas las cosas son posibles».

«Sin él, no soy nada», agregó. «Él es quien me ha dado la habilidad para entrenar y alcanzar todas las cosas. El Señor me dió abundantes bendiciones».

Pacquiao agradeció a su familia por el ‘amor incondicional’ y a muchos otros por la guía y dirección durante su carrera. Le dió reconocimiento a su equipo de entrenamiento, a su promotor, a los medios y a sus patrocinadores.

«Para todos los del equipo Pacquiao, gracias por estar a mi lado durante todos estos años», expresó. «Para los fanáticos del boxeo en todo el mundo, muchas gracias. Aprecio profundamente su amor y apoyo. Gracias por siempre orar por mí y seguir mis peleas a través de los años».

«Ustedes son una de mis inspiraciones para mantenerme enfocado y firme en la fe», continuó en otra porción muy emotiva dirigida a su familia -que según él, sirvió de contante aliento mientras perseguía su vocación tan competitiva.

Pacquiao dijo que su decisión de retirarse del deporte no fue fácil ya que pensaba que ese día nunca llegaría.

«Adiós al boxeo», anunció. «Mientras cuelgo mis guantes de boxeo, quiero agradecer al mundo entero por apoyarme».

Pacquiao dijo que el boxeo le brindó oportunidades que jamás imaginó.

Cuando su familia estaba ‘desesperada’, él dijo que su carrera le dió la chance de salir de la pobreza. El boxeo aumentó su coraje, le dió esperanza y una plataforma para inspirar y cambiar las vidas de otros.

«Nunca olvidaré lo que he alcanzado», concluyó. «Simplemente he escuchado la campana final. Dios es bueno todo el tiempo».

En otro posteo de Instagram del 25 de agosto, Pacquiao expresó gratitud y le dió la gloria a Dios por siempre estar con él y proveerle fortaleza.

«He llegado a este punto de mi carrera por la gracia de Dios», escribió. «Ha sido Él quien me ha dado las fuerzas para pelear. Puedo mirar para atrás y decir honestamente que he dado lo mejor… Dios bendiga a todos».