JUBA, Sur de Sudan – entre 8 millones de personas quienes han huido del conflicto militar de Sudan está una madre quien perdió a sus dos bebés debido a una enfermedad y fue golpeada por poner su fe en Cristo. 

Fátima Adam de 41 años, dijo que todavía tiene dolor en las articulaciones y huesos de la pierna que su esposo musulmán hace dos meses en un campo de refugiados en el sur de Sudán, donde llegaron después de huir de Khartoum en junio del 2023. 

Adam estaba dormida en un refugio improvisado del campamento Gorum para refugiados fuera de Juba cuando él la atacó, dijo ella. 

“¿Qué no te ordené que renunciaras a tu nueva fe y que regresaras al islam?”, le dijo él a ella, después de darse cuenta de que ella había continuado asistiendo a los servicios de adoración dentro del campamento, le dijo ella a Morning Star News. 

Debido a la golpiza ella tuvo que ser llevada al hospital de emergencia, donde estuvo una semana con medicamentos y otros tratamientos médicos. 

Adam había aceptado a Cristo en un evento evangelístico unas semanas después de su llegada al campo de refugiados en el mes de junio. Ella dijo que su esposo había notado que ella ya no recitaba las oraciones musulmanas cinco veces al día, y se dio cuenta de su nueva fe en enero y comenzó a amenazarla. 

“Te voy a matar si continúas siguiendo a este Jesús tuyo – no vayas otra vez a la iglesia, y deja de llevar a mis hijos a la iglesia», le dijo ella. 

El campo de refugiados carecía de alimentos adecuados, agua potable y suficientes cuidados primarios de salud para la creciente población de refugiados, y pronto después de que llegar Adam perdió dos bebes en sucesión, uno de 6 meses de edad y el otro de 1 año de edad. Ellos murieron debidos al insuficiente cuidado médico, dijo ella. 

Adam tiene otros dos hijos, uno de ellos es un hijo de 22 años quien se perdió en Khartoum mientras era un civil después de que la lucha comenzara entre el grupo paramilitar Rapid Support Forces (RSF) y las Fuerzas Armadas Sudanesas (SAF) hace un año. 

“Oro para que mi hijo sea encontrado, porque se perdió debido a la guerra en Sudán”, dijo ella. 

La lucha entre la RSF y la SAF, la cual ha compartido el régimen militar en Sudán después de un golpe de Estado en octubre, ha aterrorizado a los civiles en Khartoum y en otros lugares, dejando más de 14,600 personas muertas y desplazando un estimado de 8 millones dentro y fuera del país. 

Sitios cristianos han sido el blanco desde que comenzó este conflicto. 

La población cristiana de Sudán se estima en 2 millones, o 4.5 por ciento del total de la población de más de 43 millones.