Hay personas que el tiempo y su función sostenida logran traspasar toda barrera convirtiéndose en iconos, así ocurre con el querido evangelista argentino Luis Palau, que habiendo presentado el mensaje de Jesucristo en todo el planeta, sean mínimas o multitudinarias audiencias su labor de comunicar la Palabra de Dios fue hecha con la misma fidelidad y compromiso. Hoy él se ha transformado en el «evangélico» que nos representa. Así también lo entendió el Honorable Senado de la Nación Argentina que en la tarde de ayer 29 de Noviembre a las 14 hs. lo distinguió con el «Diploma de Honor», en el Salón de las Provincias.

En un Momento emotivo, donde cerraba las actividades del año el ministerio «Parlamento y Fe», fue entregada la distinción por los senadores nacionales Miriam Boyadjian, Liliana Negre de Alonso y Alfredo Luenzo. Sin duda la iglesia se debe sentir representada en esta distinción al Dr. Palau, por la labor realizada por misioneros, pastores y distintos hermanos que con esfuerzo logro penetrar en la sociedad Argentina.

20161129_152656-2

El Dr. Luis Palau junto al Ev. Marcos Dominguez

Participaron del encuentro el Senador Nacional Federico Pinedo, el Secretario Parlamentario, Juan Pedro Tunessi, el presidente de la Alianza de Iglesias Evangélicas de la República Argentina, el Pastor Rubén Proietti, la Senadora Nacional Marina Riofrío, el Director General de la Oficina Comercial y Cultural de Tapei de Tai Wan, Embajador Lien Sheng Huang, la Agregada Cultural de la Embajada de Panamá, Julia Sanchez, el director de Parlamento y Fe, Luciano Bongarrá.

Luego el Evangelista Luis Palau dirigió un mensaje a todos los presentes, destacando la importancia de la oración de la iglesia sobre sus autoridades como lo pide el Apóstol San Pablo en la Carta de Primera Timoteo 2.2, haciendo saber a las autoridades de todo signo político que hay una iglesia que esta pidiendo a Dios por ellos, para vivir quieta y reposadamente y con libertad, mencionando que la iglesia de Jesucristo es la sal de la tierra y la luz.

Finalizando el Coro de Parlamento y Fe dirigido por Constanza Bongarrá de Garibotti, junto al solista Germán Barceló cerraron el acto con hermosas interpretaciones musicales.