A principios de año, el amado y mundialmente reconocido Evangelista Luis Palau hizo el sorprendente anuncio de haber sido diagnosticado con cáncer de pulmón etapa 4. Sin embargo, recientemente, el ministro testificó que sus doctores están sorprendidos por los resultados de los últimos estudios.

«Hemos tenido una reunión con los doctores muy alentadora esta mañana, respecto al tratamiento de quimioterapia,» escribió Palau en su página de Facebook. «Después de dos meses de tratamiento para el cáncer de pulmón etapa 4, los doctores quedaron asombrados con los resultados de la quimioterapia y los exámenes de sangre.»

«¡Todos los tumores de han reducido en un tercio! Y no hay nuevos crecimientos en ninguna parte. Todos los fluidos alrededor de mis pulmones se disiparon. Los exámenes de sangre han salido bien,» explicó.

Los resultados son tan inusuales para alguien con cáncer en etapa 4 que Palau contó cómo los doctores quedaron asombrados y su familia glorificó a Dios.

«¡ALABADO SEA EL SEÑOR! El equipo médico repetía una y otra vez que el tratamiento de quimioterapia era solamente para desacelerar el crecimiento de los tumores. Jamás esperaron que el tratamiento revirtiera el crecimiento. Todos están entusiasmados y dando la gloria a Dios por las maravillosas noticias,» contó Palau. «Debido a sorprendentes resultados, los doctores se sienten confiados de que el tratamiento está siendo el adecuado para estos momentos. Así que seguirán otros dos meses de quimioterapia y diferentes estudios.»

La familia Palau y su equipo de trabajo se sienten alentados por los resultados y piden que se continúen las oraciones para la siguiente etapa de tratamiento que resta.

«Aunque los resultados son muy buenos… Sorprendentes en realidad… El tratamiento es difícil de sobrellevar en el cuerpo. Ora por favor por fortaleza y paz,» pidió Palau. «Es una batalla. El resultado es aún desconocido. Lo tomamos un día a la vez, confiando en el Señor. Pero hoy estamos felices y esperanzados. ¡Gracias por sus oraciones!»

En enero, el evangelista y sus dos hijos, Kevin y Andrés,, habían anunciado la noticia del diagnóstico de cáncer que afectaba a su padre.

En aquella oportunidad, Palau había compartido: «Lo primero que hice fue llorar. Pensé ‘Woaow, podría irme en unos días’, y el pensamiento inocente que vino a mi mente fue que ya podría hablar con mis hijos por teléfono o escuchar la voz de mi esposa.»

«Esto es triste, no siento pánico ni dolor, si soy sanado ¡Aleluya! Y muchos están orando por un milagro para mí. Se necesitaría literalmente un milagro hablando en términos médicos. Un cáncer en etapa 4 es algo muy serio.»

Pero aclaró que está en paz, ya que su ministerio evangelístico está en manos de sus hijos, quienes se esfuerzan por trabajar para la obra del Señor y continuar su legado en el Reino.