En una tendencia alarmante, los cristianos sufrieron acoso en 160 países en 2021, según un estudio exhaustivo de 190 países publicado por el Centro de Investigaciones Pew, que reveló que las restricciones gubernamentales a la religión también alcanzaron un máximo histórico.

El estudio, que forma parte del proyecto Pew-Templeton Global Religion Futures, mostró que tanto las acciones gubernamentales como las hostilidades sociales contribuyeron al acoso de los grupos religiosos. Las restricciones gubernamentales a la religión alcanzaron un máximo histórico: 183 países impusieron diversas formas de limitaciones, el número más alto desde que comenzó el estudio en 2007.

Los cristianos, como grupo religioso más grande a nivel mundial, enfrentaron acoso de diversas formas, desde declaraciones despectivas hasta violencia física.

El estudio encontró que los cristianos fueron acosados por gobiernos en 160 países, un aumento con respecto a los 155 del año anterior. Este acoso varió desde formas sutiles de discriminación hasta actos abiertos de violencia y opresión.

Los musulmanes enfrentaron acoso en 141 países, frente a 145 en 2020.

Los judíos fueron acosados por gobiernos y grupos sociales o individuos en 91 países en 2021, frente a 94 países en 2020, el tercer total más alto de cualquier grupo religioso, según el estudio, señalando que los judíos representan solo el 0,2% de la población mundial.

En términos de acoso físico, que incluyó daños a la propiedad, agresiones a personas, detenciones, desplazamientos y asesinatos, el estudio informó incidentes en 137 países, siendo los gobiernos los principales perpetradores en 100 de ellos.

Los daños a la propiedad fueron el tipo más común de acoso físico y ocurrieron en 105 países. Europa tuvo la mayor proporción de países que informaron daños a la propiedad relacionados con la religión, con incidentes como el cierre de 21 mezquitas en Francia y ataques a sitios católicos y judíos en Polonia.

En 91 países se denunciaron agresiones físicas a personas debido a sus creencias religiosas. En Medio Oriente y el norte de África, los ataques fueron particularmente frecuentes: el 75% de los países de la región informaron de incidentes de este tipo, incluido un ataque con misiles contra una mezquita de mayoría sunita en Yemen.

Se denunciaron detenciones relacionadas con creencias religiosas en 77 países, y la región de Oriente Medio y Norte de África tiene la mayor proporción de países que informaron de incidentes de este tipo. En Sri Lanka, 311 personas seguían encarceladas sin cargos formales por supuestas conexiones con los atentados del Domingo de Pascua de 2019.

Según el análisis, las restricciones gubernamentales a la religión (leyes, políticas y acciones de funcionarios estatales que limitan las creencias y prácticas religiosas) alcanzaron un nuevo pico a nivel mundial.

El nivel medio mundial de restricciones gubernamentales a la religión aumentó a 3,0 en 2021, frente a 2,8 en 2020, lo que indica un endurecimiento del control sobre las prácticas religiosas. Sin embargo, el nivel medio mundial de hostilidades sociales relacionadas con la religión disminuyó ligeramente, de 1,8 en 2020 a 1,6 en 2021.

En 2021, 55 países, que representan el 28% del total, experimentaron niveles “altos” o “muy altos” de restricciones gubernamentales. Esto fue una ligera disminución con respecto a los 57 países, o el 29 %, que alcanzaron este nivel en 2020, 2019 y 2012. A pesar de esta ligera disminución, la puntuación media general del índice para todos los países aumentó debido a que un mayor número de países mostraron un aumento en puntuaciones del índice en comparación con aquellas que muestran una disminución, según el estudio.

El estudio también destacó la naturaleza dual de las acciones gubernamentales en materia de religión. Al tiempo que imponían restricciones y hostigaban, los gobiernos de 161 países proporcionaron beneficios a las organizaciones religiosas, como financiación para la educación religiosa y el mantenimiento de edificios religiosos. Esta situación paradójica plantea interrogantes sobre las motivaciones detrás de las políticas gubernamentales hacia los grupos religiosos.