La República de Panamá vivió del 14 al 17 de febrero pasado cuatro días de profunda espiritualidad gracias a que la Obra de Dios, establecida en este punto de América Central, realizó su XXVI Convención Nacional en las instalaciones de la Arena Roberto Durán, coliseo deportivo localizado en la médula de la ciudad de Panamá, con la participación de una multitud de miembros del Movimiento Misionero Mundial. La reunión espiritual denominada “Proclamad entre las naciones su gloria”, fue emitida para el mundo por Bethel Televisión.

En el servicio inaugural, el Rev. Margaro Figueroa, Oficial Internacional del Movimiento Misionero Mundial, pronunció un discurso al que denominó “Semillas de Lealtad”. En su mensaje, el pastor Figueroa instó al pueblo del Creador a mantenerse firmes en el Evangelio y recalcó que: “la Obra de Dios necesita semillas de lealtad, de gente seria, de gran moral y de grandes valores, que no se contaminen con el mundo y que además busquen cada día la presencia de Jesucristo. Nuestro testimonio debe alcanzar a muchos más para el crecimiento del reino de los cielos”.

En la segunda fecha de la XXVI Convención Nacional del MMM de Panamá, el Rev. Rubén Concepción, Secretario de la Junta de Oficiales de la Obra del Señor, fue el encargado de transmitir el mensaje del Salvador. El ministro, en su intervención, basada en Ezequiel 10:4, apuntó que: “nuestra lealtad a Dios se expresa a través de nuestro compromiso de seguir proclamando su gloria”. Además, el pastor Concepción, quien tituló a su discurso, “El Impacto de la Gloria de Dios”, apuntó que: “el Señor es el mismo ayer, hoy y por los siglos de los siglos”.

La mañana del tercer día se desarrolló un servicio especial para la juventud panameña integrante del MMM. El Rev. Julio Klinger, Presidente de Jóvenes de la Obra local, estuvo a cargo de presidir el culto. En tanto que el Rev. Marvin Cooper, Oficial Nacional de Costa Rica, fue el mensajero de las buenas nuevas y predicó un mensaje, basado en Josué 6:1-5, al que denominó “Derribando el cerco del enemigo”. Luego, por la noche, el Rev. Ernesto Moreno, Supervisor Nacional de Nicaragua, predicó la Palabra a través de una alocución titulada “Fuego de Gloria”.

En el cierre de la XXVI Convención Nacional del Movimiento Misionero Mundial de Panamá, jornada en la que se efectuó el culto misionero y la tradicional promoción de obreros y pastores, los Rev. José Arturo Soto, Vicepresidente del MMM, y Gustavo Martínez Garavito, líder mundial de la Obra de Dios, se encargaron de retransmitir el mensaje del Todopoderoso. Por la mañana, el pastor Soto, inspirado en Apocalipsis 1:4-8, pronunció un discurso al que denominó “Revelaciones Fundamentales al pueblo de Dios”. En tanto que por la noche el pastor Gustavo Martínez predicó el verbo a través de un mensaje titulado “¿Cómo estamos para el día de la batalla?”.