El masivo crecimiento del cristianismo en Irán, especialmente entre la juventud, continúa pese a los esfuerzos del gobierno islámico por suprimir la fe. Aún los líderes del Islam admiten que más y más jóvenes están eligiendo seguir a Cristo.

Según Mohabat Newsletter, que reporta la persecución y el estado del cristianismo en Irán, el ‘grado exponencial’ del crecimiento de la Cristiandad ha sido un factor importante de las últimas décadas.

Líderes de seminarios islámicos, como el Ayatollah Alavi Boroujerdi, han remarcado que «fuentes confiables indican que los jóvenes se están convirtiendo al Cristianismo y reuniéndose en iglesias-hogares.»

El Ayatollah Makarem Shirazi también ha puesto la alarma sobre el número de jóvenes cristianos iraníes, y culpa a las conversiones de la «influencia extranjera».

Otros ayatollahs, como Wahid Khorasani, reclamaron a los oficiales del gobierno por «la negligencia en preparar estrategias defensivas para evitar la propagación del cristianismo.»

Mohabat News remarcó que «el gran número de conversiones entre los jóvenes iraníes se da, a pesar del riguroso adoctrinamiento islámico de las familias y del sistema educativo.»

«El gobierno islámico de Irán dedica campañas masivas para apoyar a la organizaciones musulmanes que promueven el Islam entre la juventud, dentro y fuera del territorio iraní. Esos esfuerzos son más notorios en las ciudades islámicas de Mashhad y Qom,» agregó MN.

«Por encima de estos esfuerzos, la juventud iraní se distancia cada vez más del Islam, lo que provoca gran preocupación en el gobierno.»

El Centro, con base en Nueva York, para los Derechos Humanos en Irán, reportó en Julio que las autoridades iraníes aumentan cada vez más su persecución contra los cristianos en el país, arrestandolos y apresandolos en un intento de suprimir el cristianismo.

Desde junio de 2017, al menos 11 cristianos convertidos y los antiguos líderes de la Iglesia Asiria Pentecostal en Irán han recibido largas condenas a prisión, por la Corte Revolucionaria en Teherán.

«Los cristianos son reconocidos como una minoría religiosa oficial por la Constitución de Irán, pero el estado continúa persiguiendo a sus miembros por su fe, especialmente a los recién convertidos,» dijo un ejecutivo del Centro, Hadi Ghaemi.

«El Estado debe respetar sus propias leyes, así como sus obligaciones internacionales y permitir a los cristianos y a cualquier minoría religiosa, una completa libertad de ejercer su fe.»

El gobierno iraní ha gastado millones de dólares en campañas propagandística a favor del Islam en todo el país, y junto con estas campañas, una persecución contra los cristianos recién convertidos, y el cierre de sus Iglesias.

Las estrategias han sido ineficaces, ya que según estima Elam Ministries, existen cerca de 360,000 creyentes en Irán hoy día -a diferencia de los 500 que existían en 1979.

«Los líderes de las iglesias creen que millones de agregarán a las congregaciones en los próximos años -ya que es grande el hambre espiritual que existe, y la desilusión con el régimen islámico,» público Elam Ministries, a principios de año.

«Si nos mantenemos fieles en nuestro llamamiento, estamos convencidos de que veremos a la nación ser transformada en nuestra era. Ya que Irán es una nación estratégicamente ubicada, la iglesia que crece y crece dentro de ella impactará a las demás naciones musulmanes del mundo islámico.»