Muchos cristianos hacen resoluciones de Año Nuevo, como leer más la Biblia; y el teólogo John Piper alienta a los creyentes a leer las Escrituras diariamente, a meditarla y a estudiarla de tapa a tapa en un año.

Pero el método de lectura de La Palabra de Dios no es tan importante como la razón de porqué los cristianos deberían leer la Biblia, dice Piper.

En una publicación del Día de Año Nuevo, ‘Pregunta al Pastor John’, de la página web Desiring God, Piper explicó porqué recomendaba el Plan de Lectura Diara de Discipulado -un recurso disponible en la página web- durante el 2017 y porqué lo seguirá usando en este año.

«El método usado aquí -y la razón por la que recomiendo implementarlo- es que la lectura diaria se divide en cuatro secciones,» explicó Piper.

«Leyendo en estas cuatro secciones diariamente, se puede completar la Biblia en un año. Dos secciones del Nuevo Testamento y dos secciones del Antiguo Testamento.»

Ya que el Nuevo Testamento es más corto que el Antiguo Testamento, las lecturas de la sección del NuevoTestamento son mas cortas, lo que logra ‘una combinación de una lectura a grandes rasgos y otra mas intensa y detallada,’ contó el teólogo.

El Plan de Lectura de Discipulado contempla 25 días de guía al mes, dejando los restantes para ‘ponerse al día de ser necesario’.

Sin embargo, lo importante no es tal o cual método para leer la Biblia, sino porqué y qué sucede cuando uno se compromete con la Palabra de Dios, remarcó Piper.

«Creo que el objetivo principal de cada cristiano debería ser glorificar en su vida diaria -o como lo expresa Filipenses 1:20, magnificar a Cristo en el cuerpo, sea para vida o muerte,» continuó Piper.

«Existimos en este planeta para que Dios a través de Cristo sea Glorificado -para demostrar su precioso valor, para demostrar el supremo tesoro que es Él. Esa es la meta principal de la vida.»

Y los cristianos no pueden demostrar el tesoro que es Cristo al mundo, si regularmente no meditan en las Escrituras, remarcó Piper, pues cuando se trata de magnificar a Dios, es necesario buscarlo diariamente.

«Cuando mas satisfecho estamos de Cristo, más Cristo será magnificado en nosotros. Y no podremos estar satisfechos en lo más profundo de nuestras almas, a menos que lo busquemos y nos saturemos de Él.»

«Mi punto es que eso soml puede ocurrir mediante una continua meditación en la Palabra de Dios.»

Él concluyó: «No soy nada, un completo vacío, saltando de una preocupación terrenal a otra sin salida. Nada bueno, precioso, valioso puede ser hallado en mi. Pero tengo una esperanza en este 2018: que podré contemplar la grandeza y magnificencia de Dios en mi vida cotidiana, pues lo encontraré en mi

lectura bíblica diaria y entonces, podré ver su Gloria transformarmo todo pues Él realmente está allí para mi.