A pesar del esfuerzo y tiempo que desde ministerios e iglesias se dedica a los estudiantes, a veces se olvida qué pasa con estos jóvenes cuando se gradúan y acceden al ámbito laboral. Son “enviados al mundo” y los líderes de los ministerios estudiantiles los ponen en las manos de sus iglesias esperando que el fuego que sienten por Cristo no se vaya a extinguir pronto.

Sin embargo, la realidad es que, a menudo, son enviados a trabajos y situaciones complejas donde no siempre es fácil vivir los valores de su fe y, donde, finalmente, tienden a separar lo secular de lo sagrado, dejando su fe para los domingos. Hace tres años, IFES Europa (GBU en España) lanzó un programa que se llama Cross-Current que tiene como objetivo capacitar a los jóvenes graduados para ser embajadores de Cristo en su lugar de trabajo.

“Cross-Current es un programa para ayudar a nutrir y desarrollar la generación que emerge de jóvenes adultos cristianos mientras empiezan su vida profesional”, explica Tim Vickers que es el encargado del Impacto de Graduados IFES. “Hay una necesidad de representar la compasión y la gracia de Dios en nuestras sociedades y es por eso que ayudamos a los graduados a tomar un compromiso de por vida”, añade Vickers.

PROFESIONALES EXPERIMENTADOS ENSEÑANDO A JÓVENES GRADUADOS

El curso es un entrenamiento de discipulado que dura tres años, dos fines de semana al año, y está dividido por profesiones; empezó con un grupo de graduados de derecho, un grupo de economistas y un grupo de educadores… Uno o dos mentores, cristianos comprometidos con experiencia en su profesión, están discipulando entre 12 y 16 jóvenes graduados durante esos tres años. El objetivo es construir relaciones sólidas entre ellos mientras que también se fundamenta su fe en la Biblia y se les anima para que sean testigos de Dios ahí donde estén, de lunes a viernes.

“Creo que es un programa cristiano enfocado en una buena combinación de nuestra relación con Dios y nuestra vida profesional”, explica Veronika Sumova, que trabaja en la Comisión Europea y es una participante de un grupo político que ha empezado recientemente, en Noviembre, en Berlín.

REUNIÓN DE POLÍTICAS

El grupo de políticas se reunió por segunda vez en Bruselas a principios de abril en su segundo encuentro. “Cross-Currents no es sólo una conferencia o teoría”, dice Andrew Gnidets, un asesor jurídico del parlamento ucraniano, “sino que también son relaciones y compartir ideas”.

Aparte de discutir temas generales como pueden ser el descanso, la familia, la visión del mundo o las relaciones en el trabajo, el grupo de políticas ha estado estudiando el personaje de David en la Biblia y lo que pueden aprender de él.

“Es comprensible cometer errores, la cuestión es cómo los abordas y cómo te ayudan a crecer con la ayuda de Dios”, explica Corinna Geissler, una asistente de investigación de una organización internacional. “Admiro su honestidad: ser capaz de decir lo que pensaba acerca de Dios sin estar avergonzado de ello”, añade Veronika Sumova.

Algunos grupos han llegado al fin de su programa y están buscando maneras de extenderlo. El grupo de economía acabó el pasado noviembre y los participantes han decidido empezar una conferencia anual llamada Biblenomics. Otros grupos participan en el proyecto, como el grupo de los psicólogos.

Finalmente, están buscando maneras para empezar un Cross-Current City, que reuniría a graduados de la misma ciudad. Ya hay un grupo en marcha en una ciudad de la región del Cáucaso.