La iglesia de Jesucristo está viviendo momentos de desafíos por un lado y por otro un tiempo de visitación, realidad que algunos están entendiendo. Eso es lo que se vivió anoche la ciudad de Caseros donde una multitud se dio cita, sedienta de un toque del Espíritu Santo.

El Centro Deportivo ubicado en Juan Bautista 5524, devenido en un Santuario, fue el lugar propicio donde en unidad congregaciones del partido de 3 de Febrero acudió. El evento fue organizado por los pastores que entendieron que este es el momento oportuno por una búsqueda mayor de la presencia de Dios.

Hay dos maneras de reaccionar al caer desplomado por un duro golpe, quedarse derrumbado y lamentarse de lo ocurrido o levantarse con las pocas fuerzas que quedan y emprender el camino que nos resta por delante. La pandemia ya quedó atrás, pero socavó  en nuestra confianza y esperanza. Recordemos el viejo Himno; Levántate Iglesia sacude el sopor que viene en las nubes tu esposo y Señor.

El Apóstol Di Rocco ministro entre los presentes donde Dios obró milagros de sanidad, en su mensaje animó a la gente a volver a Dios que es la única salida. Todo transcurrió en un clima de colaboración y unidad. Hoy los organizadores piensan que en la segunda noche desbordará de concurrencia y Dios volverá a sorprenderlos.

Ricardo Di Rocco en un tiempo previo se reunirá con la pastoral de la ciudad, quiere dejar una palabra especifica de parte de Dios a quienes han hecho una labor sobrehumana en todo el tiempo que vivió la humanidad. Todo esto creen que dejará un saldo más que positivo para las congregaciones locales.