En todo el mundo la TV está pasando por una etapa de reacomodamiento, hace años estar en la pantalla chica era toda una hazaña, hoy simplemente es otra manera mas de acercarse a la gente. Y no está pasando por su mejor momento.

Allí en medio de toda esta maraña llega Dante de la mano de Pergolini, a ver cuanto puede medir un mensaje diferente al que viene cayendo la televisión. ¿Podrá la fe, la esperanza y el amor dar una vuelta de timón? Recién lo sabremos las primeras mediciones que arroje cuando estén en el aire.

El apoyo de los amigos que lo han seguido hasta aquí podría ayudar a garantizar su presencia, pero también hay que ver si el monstruo del rating no obligue a modificar el mensaje por la medición. Eso será un motivo de constante oración sumándonos como un ejército con el motivo de servir de apoyo en esta buena oportunidad.

Solo resta esperar la hora de lanzamiento para saber cómo un cristiano puede afectar desde adentro los medios de comunicación, habrá miles de formas de hacerlo pero creo que acompañar en este momento también es otra manera de hermanados haber llegado.

Dios te bendiga y te use Dante, te lo digo de todo corazón, creo que el Señor te dotó de capacidades especiales para este día. De este lado estaremos clamando a Dios por sabiduría para todo lo que vendrá y hasta el Martin Fierro no paramos.