Comenzó el 2024 y un año bisiesto de 366 días de oportunidades, de los cuales ya transcurrieron algunos. Teniendo en cuenta que hace muy poco se cerró un ciclo, en él quedaron metas inconclusas, desafíos por ser superados, procesos por ser desarrollados y una fe por ser modelada constantemente en nosotras.

Es tiempo de tomar decisiones sabias, para afrontar todos los retos que quedaron en el camino. Será necesario considerar lo que la Palabra de Dios nos enseña, para cuidar un tesoro valioso, llamado “tiempo”

Te comparto estos pasajes bíblicos que son de sostén y enfoque para mi vida al momento de asumir desafíos que me mantendrán ocupada y trabajando en ellos:

  • Esta es la confianza que tenemos al acercarnos a Dios: que, si pedimos conforme a su voluntad, él nos oye. (Santiago 1:22)
  • El que atiende a la palabra prospera. ¡Dichoso el que confía en el Señor! (Proverbios 16:20)
  • Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes – afirma el Señor- planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza (Jeremías 29:11)

No dejes de creer que este año puede ser distinto. La formación de nuevos hábitos es indispensable, porque hará de nosotras mujeres disciplinadas, enfocadas y no dispersas.

Te comparto algunos consejos para que te animen a tomar respiro y renuevo en tus proyectos:

  • Comienza tu día con una oración de agradecimiento.
  • Toma un tiempo de calidad con las Escrituras.
  • Agrega un anotador especialmente destinado para plasmar aquello que hayas recibido ese día. Antes que cualquier plan, hallar sabiduría en Su palabra es lo primero.

Ser direccionadas por su voz, deberá ser lo primero cada mañana: Pon en manos del Señor todas tus obras, y tus proyectos se cumplirán. (Proverbios 16:3).

Hoy oro porque la crisis no toque tu fe puesta en Dios ¡De su mano, nadie podrá arrebatar tus sueños! Persiste y persevera hasta el final y verás que detrás de cada proyecto, vendrán otros mayores, porque has aprendido a hallar la sabiduría en Sus palabras y te has convertido en una mujer confiable para Dios.