Dos adultos y 11 niños del grupo de jóvenes de Iglesia Ancla en Houston, Texas, están agradeciendo a Dios después de que escaparon por poco de una camioneta momentos antes que estallara, en la que viajaban para asistir a un campamento de verano, en la I-610 en Wayside el martes.

“La fe tiene que jugar un papel en esto. Creímos y oramos por esos niños”, dijo a KHOU 11 Jordin Williams, madre de dos de los jóvenes que asistieron al campamento.

Los campistas que abordaron la camioneta en Deer Park High School se dirigían a Kerrville, Texas, cuando el incendio comenzó minutos después de que comenzaran su viaje. El conductor de la camioneta era el pastor de jóvenes de la iglesia y su madre, quien fue conductora de autobús escolar.

La iglesia no respondió de inmediato a una llamada para hacer comentarios a la prensa, pero Williams le dijo a KHOU que algunos miembros de la iglesia habían notado un olor extraño en la camioneta poco antes de que las llamas la envolvieran, pero no se dieron cuenta de que el olor provenía de la camioneta.

“Dijo que olía a barbacoa o algo así y que algo debía estar ardiendo, no pensaron que fuera su camioneta”, recordó sobre lo que podría haber sido un comienzo trágico del verano para la iglesia y su familia.

Afortunadamente, todos pudieron escapar ilesos del evento y los campistas finalmente pudieron viajar de manera segura a su destino.

La Iglesia Ancla se conocía anteriormente como Sandbox Church y se describía a sí mismos como “una comunidad de profesionales del mercado, tanto casados como solteros, con el deseo de desarrollar una fe profunda y auténtica, construir familias sólidas e impactar a la comunidad que nos rodea”.

La iglesia fue fundada por Brent Phillips, quien se desempeña como fundador y pastor principal y tiene seis ubicaciones en Texas, según el sitio web de Phillips.

Según el Departamento de Bomberos de Houston, la causa del incendio en la camioneta fue un problema eléctrico, pero los expertos advierten a los viajeros de verano que debido a que más personas viajan durante este período, los conductores suelen ser más propensos a sufrir accidentes y otros desafíos en la carretera.

La Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras ofrece una serie de consejos de seguridad a los conductores sobre cómo mejorar la seguridad durante el verano a través de controles del vehículo en cosas como neumáticos, sistema de refrigeración, nivel de aceite, baterías, luces o “cualquier daño o condición que pueda necesitar atención.”

“Los meses de verano han demostrado ser especialmente mortales para los niños cuando se trata de muertes por autos calientes. El golpe de calor en los vehículos a menudo ocurre cuando un niño se queda solo en un vehículo estacionado o logra subirse a un vehículo desatendido”, advierten las autoridades. “Nunca deje a los niños solos en el automóvil, ni siquiera por unos minutos. Los vehículos se calientan rápidamente. Incluso si la temperatura exterior está en los 70 y las ventanas están rotas, la temperatura en un vehículo puede alcanzar rápidamente niveles mortales. La temperatura corporal de un niño aumenta de tres a cinco veces más rápido que la de un adulto”.