La ciudad Ginebra, centro financiero y mundial de la diplomacia, albergó la Quinta Confraternidad Nacional del Movimiento Misionero Mundial de Suiza. Hasta este punto de la geografía helvética, muy cerca de la frontera con Francia, llegaron más de doscientos hermanos de diversas ciudades de la Confederación Suiza. La presencia internacional, estuvo compuesta por el Rev. David Echalar, su esposa y otros pastores de Italia. También se hicieron presentes delegaciones de Alemania, Austria, España y Holanda.

En el segundo día de actividades, con los ojos puestos en las Santas Escrituras, el Rev. David Echalar leyó el libro de Éxodo 34:35 y dijo que: “al mirar los hijos de Israel el rostro de Moisés, veían que la piel de su rostro era resplandeciente y volvía Moisés a poner el velo sobre su rostro, hasta que entraba a hablar con Dios”. Al concluir el texto bíblico, el Supervisor de Italia y parte de Europa, elevó una oración y la  gloria de Dios confirmó una vez más su presencia en la Confraternidad Nacional del Movimiento de Suiza.

Momentos después, el Rev. Echalar, quien emitió un mensaje llamado “El aceite de la Santa Unción y los cinco ministerios”, disertó la Palabra de Dios y resaltó la importancia de las bendiciones del Señor en la vida de sus siervos, a los cuales se les otorga los cargos ministeriales para que conduzcan y orienten a todo el pueblo de Dios.

Perfectos en unidad

“Perfectos en Unidad” fue el lema que recibió esta Confraternidad Nacional en la que los reverendos Hugo López, Ramón Ortega, David Echalar y Galo Fiori, de Italia, predicaron el verbo del Todopoderoso.

Al término de la Confraternidad Nacional, el Rev. Jimy Ramírez, misionero en Suiza, agradeció a todos los presentes por su participación y destacó la labor de los medios de comunicación del MMM de Suiza, entre los que mencionó a radio y televisión online “Ebenezer” y el portal web oficial, en la difusión de la Quinta Confraternidad Nacional del Movimiento en suelo suizo.