Casi dos semanas después de su desaparición tras un terremoto de magnitud 7,8 que sacudió Turquía el 6 de febrero, el cuerpo de la devota estrella cristiana del fútbol Christian Atsu fue recuperado de los escombros el sábado en la provincia de Hatay, en el sur de Turquía. Tenía 31 años.

La muerte de la estrella del fútbol fue anunciada por su agente, Nana Sechere.

“Es con el mayor pesar que tengo que anunciar a todos los simpatizantes que, lamentablemente, el cuerpo de Christian Atsu fue recuperado esta mañana”, escribió Sechere en Twitter el sábado. “Mi más sentido pésame para su familia y seres queridos”.

Atsu, quien nació en Ghana y representó a ese país en la Copa del Mundo, jugó profesionalmente en clubes de fútbol de la Premier League de Inglaterra como Chelsea y Newcastle antes de unirse a Hatayspor en la Süper Lig de Turquía en septiembre pasado.

El terremoto que se produjo pocas horas después de que Atsu anotara un gol en el último minuto para darle a su equipo turco una victoria por 1 a 0 sobre el Kasımpaşa, se ha cobrado casi 47.000 vidas en Turquía y Siria. El lunes por la noche, un nuevo terremoto de magnitud 6,3 sacudió Turquía, matando al menos a 6 personas e hiriendo a cientos más.

En un tributo a Atsu publicado en Twitter poco después de que se encontrara su cuerpo, el club Hatayspor lo llamó una «persona hermosa» y dijo: «No te olvidaremos».

La viuda de Atsu, Marie-Claire Rupio y sus tres hijos, dos niños y una niña, fueron reconocidos en el partido de Newcastle contra Liverpool en el Reino Unido el sábado, donde se celebró la vida de Atsu con un minuto de aplausos según el diario inglés Mirror.

“Es muy triste porque era una persona agradable, agradable y especial. Era un buen profesional”, dijo a la publicación Rafa Benítez, quien entrenó a Atsu en el Newcastle. “No hablo de si es un buen jugador o no, era un buen muchacho y un buen jugador, pero sobre todo una muy buena persona. Entonces, una persona especial y todos siempre, puedes ver las imágenes, siempre con una sonrisa jugando o no jugando».