Franklin Graham advirtió que Disney ha “ido demasiado lejos” en su sumisión a los activistas LGBT después de que se pronunciara en su oposición a la ley de derechos de los padres en Florida.

Graham, CEO del Samaritan’s Purse y la Asociación Evangelística Billy Graham, utilizó la plataforma de Facebook el sábado para dar su opinión en la controversia que rodea al activismo de Disney contra la Ley de Derechos de los Padres en la Educación” (Proyecto de Ley de la Casa 1557). La medida requiere que las escuelas notifiquen a los padres sobre cualquier servicio de cuidado de la salud que su hijo reciba en el campus escolar. También previene que los educadores discutan temas relacionados con la orientación sexual y la identidad de genero con sus estudiantes en el jardín de niños y hasta el tercer grado. A pesar de que Disney tiene su cede en California, ésta opera el parque de diversiones Disney World en Orlando, Florida.

Inicialmente eligiendo permanecer neutral sobre la ley, Disney finalmente se unió al coro de activistas LGBT y grupos progresistas burlándose de la medida llamándola la ley “No Digas Gay”. Bajo la presión de los que se identifican como LGBT – y empleados aliados de Disney, la portavoz de la empresa subsecuentemente publicó una declaración diciendo que la HB 1557 “nunca debería haber pasado y nunca debería haberse convertido en ley”, añadiendo, “Nuestra meta como empresa es para que esta ley sea repelida por la legislatura o terminada en las cortes”.

En los días después de la promesa de la empresa a abogar por la derogación de la ley, un video obtenido por Christopher Rufo del Manhattan Institute reveló que los empleados de Disney están hablando sobre sus esfuerzos de incorporar ideología LGBT en la programación de niños.

Artículos LGTBQ comercializados por Disney.

Esto, combinado con la abogacía de Disney contra la HB 1557, resultó en una reacción de los conservadores y muchos cristianos, incluyendo a Graham, quien comenzó su publicación de Facebook al citar el activismo de Disney como un ejemplo de como “los activistas LGBTQ están utilizando a las corporaciones para forzar su agenda en el público”.

Adicionalmente, Graham insistió que “las empresas tal vez quieran echar otro vistazo a las cosas que están permitiendo que sucedan”. Una encuesta de opinión publica llevada a cabo por el Trafalgar Group reveló que el 70% de los americanos son menos propensos a hacer negocios con Disney debido a su creación de “contenido que exponga a los niños pequeños a ideas sexuales”.

El comité de acción política llamado Floridians for Economic Advancement le preguntó a los votantes primarios de Florida Democrática si pensaban que los estudiantes jóvenes deberían “ser enseñados en el salón de clases sobre orientación sexual por sus maestros”. La mayoría de encuestados (52%) respondió a la pregunta ya sea “definitivamente no” o “probablemente no”, ilustrando un contraste entre los puntos de vista de los votantes primarios Demócratas y los Demócratas en la Legislatura estatal, quienes unánimemente votaron contra la HB 1557.

Después de remarcar que “Disney ha ido demasiado lejos”, Graham proclamó que “Las personas de Florida se han rebelado, y le va a costar mucho a Disney”. Él específicamente hizo notar que “Disney ha tenido un estatus de impuestos especial en el estado del cual se han beneficiado en gran manera – pero debido a que salieron en contra de los padres de Florida, el gobernador y los legisladores han revocado ese estatus”.

“Lo que ha pasado en Disney es una falla moral”, insistió Graham. “Walt Disney tenía una visión para un entretenimiento familiar sano. Él estaba comprometido con la familia. Las morales del liderazgo corporativo de Disney hoy en día están en el drenaje, y quieren redefinir la familia contrarrestando el diseño original de Dios y lucir el pecado”.

Así como lo hizo notar Graham, la Legislatura de Florida pasó una ley que tendrá efecto de abolir el “distrito especial independiente” que contiene Disney World.

Spencer Roach representante del estado de Florida explicó que el Distrito Reedy Creek Improvement permite a Disney World operar como su “propio gobierno”, haciéndolos “exentos de todas las regulaciones del condado y la mayoría de las regulaciones estatales”.

Roach reportó que “bajo la ley, Disney podría construir una planta nuclear allí y no podríamos hacer ninguna cosa sobre eso”. Él clasificó el Distrito Reedy Creek Impovement como una “aberración del mercado libre” ya que otros parques de atracciones tales como Bush Gardens y Universal Studios no tienen los mismos privilegios que tiene Disney.

Graham aplaudió al Gobernador de Florida Ron DeSantis y a la Legislatura de Florida por tomar “una posición audaz” ante la oferta de actividades alternativas ofrecidas a las familias durante una visita al Sunshine State a lo contario de Disney: “Estoy en Orlando ahorita con el Samaritan’s Purse y la Operación Heal Our Patriots para las parejas de veteranos militares y ¡es absolutamente hermosa! Yo puedo decirte que hay un MONTON de cosas divertidas para que las familias hagan aquí sin apoyar a Disney”.

Graham no es el único líder de fe que expresa su preocupación sobre el activismo LGBT de Disney. El exlíder de alabanza de Bethel, Sean Feucht, llevo a cabo una reunión frente a las oficinas corporativas de Disney en California protestando el abrazo de la empresa a la “perversión” y planea lleva a cabo una protesta en Disney World el mes próximo.