La misión de Dios necesita líderes ‘hip’: aquellos caracterizados por “humildad, integridad y pureza”. Ese fue el mensaje principal del Director del Movimiento Lausana, Michael Oh, hablando en la última noche del Fórum de Liderazgo Europeo (ELF), celebrado en Wisla (Cracovia, Polonia) del 30 de mayo al 4 de junio.

La conferencia reunió a más de 600 líderes cristianos de toda Europa para conectar, compartir proyectos, escuchar a personas especializadas en su campo y estudiar la Biblia juntos.

Al concluir los 5 días intensos de entrenamiento y contacto entre unos y otros, Michael Oh hizo un breve análisis del libro de Romanos para recordar a todos los participantes que el combustible para el ministerio es “misericordia, misericordia y misericordia”.

Los cristianos necesitan vivir vidas que sean “distintas al resto del mundo y distinguibles.” Necesitan vivir vidas en las que se aborde el tema de la tentación (concretamente la tentación sexual, puntualizó), porque el pecado sin arrepentimiento puede destruir no solo el servicio de una persona, sino a una organización entera que estaba siendo fructífera para Dios.

«No confundamos ‘don’ con ‘madurez espiritual», dijo, porque un árbol con mucho fruto puede empezar a “pudrirse por dentro”.

La última noche terminó con las voces de todos los participantes cantando y alabando a Dios, como respuesta a la Palabra. Las noches anteriores, Leif Nummela (con la conferencia “Cristo en todas las Escrituras”), Diane Langberg (“Curación y esperanza en un mundo lleno de traumas”) y Peter J. Williams (“La fiabilidad de las Escrituras”) también se habían dirigido a los participantes.

“EL HONOR DE DIOS DIRIGE NUESTRO MINISTERIO”

Las exposiciones bíblicas fueron la parte central cada mañana. Ajith Fernando habló del libro de Nehemías, con 4 mensajes muy aplicados sobre lo que significa liderar siendo completamente dependientes de Dios.

Haciendo alusión a menudo a su propia experiencia de trabajo en Sri Lanka, Fernando enfatizó en la necesidad de volver a la “oración holística” y encontrar “la fuerza para nuestro trabajo en el gozo del Señor.” Todas las áreas de la sociedad necesitan líderes cristianos, y Fernando pidió a la iglesia que extendiera la gracia también a aquellos creyentes que sirven en lugares influyentes: “Las personas en posiciones importantes cometen errores importantes”, recordó.

Nehemías era un líder así, “una persona de oración, penetrante, paciente, apasionado y competente”. Pero “la gente apasionada necesita descanso desesperadamente… Acabar quemado no se debe al trabajo duro, sino a la inseguridad”, dijo Fernando.

El miedo y el cansancio son habituales en el ministerio, y “los potentes ataques de la oposición necesitan una respuesta potente: oración y defensa, ambas confiadas en Dios y en su guía.”