Tobías Harris, delantero de los 76er de Filadelfia está anotando un promedio de 20 puntos por juego durante esta temporada, y a pesar de que sus habilidades se resaltan en la cancha, el quiere que el mundo vea la luz que sale de dentro de él como un seguidor de Jesucristo.

El jugador profesional de basquetbol jugó una temporada de basquetbol universitario para los Tennessee Volunteers antes de entrar a la selección de la NBA en el 2011, donde fue seleccionado general como nímero 19 por los Charlotte Bobcats.

Como miembro de los 76er por las últimas tres temporadas, él ha ganado reputación por sus dotes en la cancha, así como por su trabajo humanitario fuera de ella. Su trabajo fuera de la cancha consiste en el trabajo comunitario de alcance para la juventud menos privilegiada a nivel nacional y en Filadelfia.

“Cada día me levanto con el entendimiento de lo bendecido que soy, lo afortunado que soy”, le dijo Harris al Pastor William McDowell durante el segmento de “Edición de Equipo” de Deeper Worship Intensive el cual fue publicado el mes pasado. “Cuando hago mucho trabajo comunitario de alcance con la juventud, puedo fácilmente ver las bendiciones que he tenido en mi vida, incluso cuando era un niño pequeño”.

Durante las tres semanas del curso, Harris fue el invitado especial y hablo de la importancia de la disciplina espiritual y física que lo llevaron al lugar donde hoy se encuentra.

“Cada día yo realmente despierto, estoy agradecido por tener una vida y estar vivo. Estoy agradecido por poder hacer lo que hago” dijo el atleta mientras compartía algunas de sus disciplinas espirituales.

“Siempre trato de asegurarme que el espacio de trabajo en donde esté – la NBA, allí hay altas y bajas – pero siempre me aseguro de no dejar que las altas y bajas determinen mi felicidad verdadera como persona”.

El veterano de 10 temporadas en la NBA dijo que, aunque muchas personas amarían ser un atleta profesional, “ésta posición no te hará necesariamente feliz”.

“Esto simplemente trae el sentido de felicidad a otro nivel”, continuó él. “Para mí, yo lo veo como si estoy jugando basquetbol en la NBA o si soy el director de una escuela, lo cual es algo que amaría hacer cuando mi carrera termine, voy a buscar la forma de siempre mostrar a Cristo en mi vida”.

Tobías dijo que utiliza cada interacción con otras personas para mostrarles “la luz” dentro de él, la cual dice que es Dios.

“Yo realmente creo en eso, y se que siempre ha sido algo que he tratado de representar, es el ayudar diariamente a alguien por que nosotros realmente no conocemos el camino de vida de todo mundo y lo que han pasado”, explicó Harris.

“Una vez que continúo teniendo ese tipo de acercamiento, es lo que me permite entender verdaderamente y enamorarme con las bendiciones que tengo en mi vida: el trabajo que tengo, la familia que tengo, la saludo que tengo, y todo lo que sigue en esa lista”, añadió el joven de 28 años. “Ha sido super importante para mi crecimiento y para mi caminar”.

Cuando vea en retrospectiva a todos los lugares a los cuales lo han llevado sus habilidades en el basquetbol durante los últimos k15 años, dijo Harris que realiza que el “siempre fue un joven bendecido en este mundo”.

“Continúo caminando y disfrutando el presente donde estoy y ha sido realmente un honor”, testificó Harris.

 

Foto: The Official Site of the Philadelphia 76ers