El Estado Islámico, grupo terrorista, se ha proclamado responsable por una serie de ataques en aldeas cristianas en, que dejaron como saldo ocho muertos , algunos por decapitaciones, y muchos hogares incendiados.

Los ataques tuvieron lugar en seis aldeas cristianas de Cabo Delgado, provincia del norte de Mozambique, entre el 23 y 31 de mayo. El grupo terrorista publicó después fotos de seis cuerpos decapitados e imágenes de casas en llamas; según reportó International Christian Concern.

Cuatro de los asesinados eran creyentes, según ICC, que agregó que el Estado Islámico y sus afiliados han matado y desplazado a miles de cristianos en Mozambique.

Una nueva ola de ataques violentos golpeó a Cabo entre el 2 y el 9 de junio, forzando a 10.000 personas a huir, Salven A Los Niños dijo en un comunicado, agregando que hubo al menos cuatro decapitaciones en estos nuevos ataques.

Más de 4000 personas han sido asesinadas y 800000 forzadas a irse de sus hogares desde octubre de 2017, cuando comenzó la guerra civil en Cabo Delgado, según la BBC. Este lugar es rico en rubíes, grafito, oro y otros recursos naturales, pero las ganancias van a solo una élite, situación que ha sido aprovechada por los jihadistas.

El número de niños desplazados por el conflicto se ha incrementado de 370000 a 400000 según el Ministerio de Género, Niñez y Protección Social.

En marzo del 2021, Estados Unidos catalogó a los insurgentes cómo aliados de ISIS, y algunos creen que este grupo propició la guerra en el país.

Al menos 24 países han enviado tropas para apoyar la pelea contra los insurgentes en Mozambique, cuya armada ha sido acusada de corrupción y otros hechos delictivos.

“En 2017, los insurgentes jihadistas se iniciaron en la provincia de Cabo Delgado, ganando a los locales por la falta de recursos de los aldeanos, y lo hicieron sin matar a nadie”, explicó ICC. “Esto no duró mucho, ya que ISIS comenzó a atacar aldeas cristianas, y asesinar a las personas”.

El 13 de enero, ISIS atacó la aldea de Citate, incendiando 60 hogares, y al día siguiente, 20 casas más fueron quemadas en Limwalamala.