La esposa del pastor Clemmie Livingston Jr., de la iglesia Zionfield Baptist Church, a quien le dispararon en la boca unos asaltantes de autos mientras se preparaba para un servicio en su iglesia de Memphis, Tennessee, el domingo, dice que sus lesiones son “más serias de lo que la gente sabe” y ahora busca la ayuda del publico para sus necesidades de cuidado médico.

La esposa de Livingston Gwendoline Livingston, revelo en una campaña de GoFundMe lanzada el jueves, que a pesar de que su esposo de 71 años está en condición estable en UCI, él va a necesitar someterse a varias cirugías de seguimiento para reparar el daño de la severa lesión.

“Después de someterse a cirugía él fue elevado a condición estable y continua en la UCI. Incluso mi esposo estará esperando por lo menos otras dos cirugías que se llevaran a cabo aproximadamente en unas 6 semanas a partir de ahora y después una tercera fase y posiblemente a mas dependiendo el resultado de su sanidad”, escribió Gwendoline Livingston en la campaña la cual busca recaudar $20,000 para el cuidado médico del pastor.

Ella añadió que, debido a las lesiones severas, los doctores tuvieron que llevar a cabo una dolorosa traqueotomía, y no puede comer o beber.

“Por ahora, él no puede comer o hablar y se comunica con nosotros por medio de notas y gestos de su mano. Los cirujanos han taladrado…clavos y pusieron un aparato ortopédico en la parte derecha de su cara para intentar mantener la mandíbula cerrada porque la bala hizo pedazos su mandíbula y parece que fueran piedrecitas pequeñas”, dijo ella. “Estamos en un lago camino a la recuperación”.

En una entrevista con Fox 13 el jueves, la esposa del pastor lamentó el ataque a su esposo, haciendo notar que él “nunca volverá a ser el mismo”.

“Mi esposo no es el mismo y nunca será el mismo. No fue solo una herida de bala. Es mas serio de lo que la gente sabe”, dijo ella.

El Departamento de Policía de Memphis hizo notar en un reporte anterior que el pastor, de quien su hija dice que también esta peleando contra el cáncer, recibió el disparo justo después de las 9 a.m. el domingo mientras salía de su iglesia antes de comenzar el servicio matutino.

“La víctima recibió un dispara cuando salió de la iglesia mientras los sospechosos robaban un Chevrolet Corvette plateado del 2019. Mientras los sospechosos huían de la escena en el vehículo robado, ellos dispararon, baleando a la víctima”, así lo indica una declaración de la policía. “una segunda persona quien estaba fuera de la iglesia en el momento en que el auto fue robado abrió fuego también después de que los sospechosos dispararan primero”.

La policía no tiene sospechosos y no ha recuperado el vehículo robado.

La esposa del pastor le dijo a Fox 13 que él no estuvo involucrado en una conmoción con los asaltantes de autos. Él simplemente escuchó las alarmas de auto afuera de la iglesia y tan pronto como salió fuera de la iglesia para ver que estaba sucediendo, fue herido por el disparo, y cayó al suelo.

“Él nunca habló con alguien”, dijo ella. “Él nunca fue hacia alguien. No intentó detener nada. Él no merecía eso. Él no confrontó a nadie”.