Tras ser declarado culpable de violar la Sección 5 de la Ley de Orden Público a principios de este año, el predicador callejero Mike Overd, de Reino Unido, volverá a los tribunales el próximo viernes 31 de julio.

La polémica Sección 5 de la Ley británica de Orden Público tiene que ver con delitos relacionados con acoso, provocar angustia o alarma mediante el uso de palabras y/o comportamientos amenazantes, abusivos o insultantes.

Tras serle retirados los cargos en su primera comparecencia ante el tribunal en 2012, Overd y sus representantes legales (Christian Concern) esperan la re rectificación del tribunal, consiguiendo así un veredicto positivo – no culpable – a finales de este mes.

Pregunta. Mike, gracias por atendernos. Antes de empezar, cuéntanos un poco sobre ti.

Respuesta. Hace diez años me hice cristiano. Me salvé de mi anarquía y el juicio venidero por la sangre de Jesucristo y su gran amor por mí.

P. Has estado en las noticias recientemente en el Reino Unido. ¿Cuál ha sido el motivo?

R. Se me ha llevado a los tribunales en dos ocasiones. Fui hallado inocente por primera vez en 2012. En la segunda ocasión, se me acusó de tres cargos separados bajo la Sección 5. Fui declarado no culpable en dos cargos, pero culpable de uno.

P. ¿Qué sucedió en tu última comparecencia ante la corte?

R. La policía local ha emprendido tristemente una campaña durante varios meses, en esta segunda ocasión. Me quieren sacar de las calles a pesar de que no he violado ninguna ley. Junto con la Fiscalía, la policía no ha respetado la primera sentencia de 2012.

De hecho, algunos de los comerciantes locales me dijeron que el vigilante del centro de la ciudad les dijo que iban a sacarme de las calles, cuando no ha habido ninguna razón legal. He estado predicando en las calles de mi ciudad natal ahora para unos siete años.

Lo mejor que el enemigo – Satanás – puede hacer (por Satanás no me refiero a la Fiscalía, la policía o los miembros del orden público) es encontrarme culpable de usar palabras o comportamiento amenazador o insultante motivando acoso, alarma o angustia.

P. ¿Es eso lo que pasó?

R. En realidad lo que ocurrió fue que el Sr. Darren Chalmers y yo decíamos ser cristianos, pero no estábamos de acuerdo acerca de lo que la Biblia tiene que decir acerca de la sodomía. Chalmers tuvo a bien presentar una denuncia ante la policía. Chalmers es un hombre que dice seguir a Cristo; pero él está viviendo en el pecado de la sodomía y está orgulloso de ello.

P. Más allá del nuevo juicio, ¿por qué crees que hay tal oposición a la predicación en la calle en Gran Bretaña hoy en día?

R. Hay una oposición masiva porque hemos rechazado a Cristo y la Biblia. Es algo similar a lo que ocurrió cuando Israel rechazó a los verdaderos profetas y siervos de Dios en el Antiguo Testamento.

En un sentido, los fieles predicadores que llevan la palabra de Dios a nuestras calles son como los profetas de la antigüedad. No veo mucha diferencia. Estamos clamando a las personas y a nuestro país que vuelva a Dios.

Por el momento no nos enfrentamos a una gran cantidad de persecución física en nuestra tierra cuando salimos a predicar. Pero creo que esto va a cambiar en un futuro próximo a la ve que Dios retira su gracia. Algunos de nosotros, sin embargo, hemos sido golpeados cuando hemos llevado la Buena Nueva a los perdidos. Roland Parsons, por ejemplo.

P. ¿Quién es el responsable de este alejamiento de la predicación?

R. Yo creo que nosotros -como cristianos y como la iglesia- somos en parte responsables de dónde estamos, con tanta hostilidad hacia aquellos que realmente aman a Cristo.

No hemos sido fieles a los mandamientos de Dios, en la forma en que amamos a Dios, nos amamos unos a otros y amamos a los perdidos. Hemos comprometido la verdad de muchas maneras, pero muchos de nosotros pensamos que todo está bien. También somos muy rápidos para criticar a los predicadores de la calle.

Debemos ocuparnos de nuestros asuntos y centrarnos en lo que el Señor nos ha llamado a cada uno de nosotros. Se puede ver que aún en las calles algunos cristianos incluso critican a los predicadores callejeros públicamente y se ponen del lado de los paganos que están a disgusto. Personas que dicen seguir a Cristo se posicionan con el mundo contra otros creyentes! Qué está pasando? Si hay algo mal ahí fuera entonces debemos orar.

Quizá olvidamos que nosotros pudiéramos ser el problema. Este es un testimonio terrible a los perdidos. Les da más flechas impías en sus arcos para lanzar en contra de los hijos de Dios. Cuando la luz del amor de Dios proclama la salvación a través de Su Hijo, la oscuridad huye. La oscuridad no entiende el mensaje por lo que ataca a los heraldos.

Somos una de las naciones más seculares sobre la faz de la Tierra y estamos orgullosos de ello. En el pasado, hemos sido un faro de la palabra de Dios. Todavía hay esperanza, sin embargo, mientras nuestro Padre que está en los cielos llame a hombres fieles para ir y predicar la verdad acerca de su Hijo.

P. ¿Por qué seguir predicando en medio de tanta presión? ¿Qué es lo que te hace seguir adelante?

R. Esa es una pregunta fácil de responder. Sigo predicando debido a mi gran amor por mi Salvador y mi deseo por los impíos y paganos. Mi deseo es que ellos conozcan a su Salvador y le adoren solo a él. Sólo Él es digno de su adoración: no sus familias, ni sus coches, ni sus carreras. No sus mujeres ni maridos, ni manías, ¡ni cualquier otra forma de idolatría! Sólo Jesús debe ser el centro de su vida y yo deseo que conozcan la paz que sobrepasa todo entendimiento.

P. ¿Podrías darnos un resumen de lo que predicas en la calle?

R. El arrepentimiento del pecado y la fe en el Señor Jesucristo. Predicar las buenas y las malas noticias. La buena noticia es que Jesucristo vino a este mundo caído para salvar a los pecadores. Este es el perfecto amor y gracia. Él se levantó de entre los muertos para demostrar todos sus derechos como el Cordero de Dios sin pecado. Sólo nos merecemos justicia y la justicia exige que seamos echados en el fuego del infierno por toda la eternidad.

Él nos ha dado el amor perfecto y nos detuvo de la destrucción eterna. La mala noticia es que ninguno de nosotros es lo suficientemente bueno para ganar nuestro lugar en el cielo de Dios. Si rechazamos su misericordia pereceremos en el lago de fuego eterno en lugar de tener la vida eterna con nuestro Creador.

P. ¿Haces referencia al pecado en términos más específicos también?

R. Soy muy explícito en cuanto a lo que es el pecado. Es la anarquía. Es romper los mandamientos de Dios. Rompemos el primer y segundo mandamiento todos los días en pensamiento y obra, de manera que nos espera el juicio de un santo Dios de amor.

Cuando uno es explícito sobre el pecado de fornicación – incluyendo la sodomía y lesbianismo- todo el infierno se desata. Yo solo hago un llamamiento a la gente para que puedan convertirse de su locura y buscar al único que puede traer el perdón.

La gente puede creer o no, pero muestro que el pecado de romper el primer mandamiento o la mentira, son pecados que la mayoría de nosotros puede entender. Todos somos culpables.

 

Muchas gracias hermano Overd. Le deseamos todo lo mejor en su nuevo juicio y que el Señor esté contigo en cada momento. ¡Sigue predicando a tiempo y fuera de tiempo!