“Porque ninguno que procura darse a conocer hace algo en secreto. Si estas cosas haces, manifiéstate al mundo. Juan 7:4”

En estos tiempos de crisis tenemos que estar muy atentos a cada oportunidad que se nos presenta, y cada oportunidad debe encontrarnos listos para aprovecharla.

Estoy seguro que si les pregunto cuántos de sus conocidos saben exactamente a qué se dedican, la mayoría me contestaría que sí. Pero si les preguntamos a sus conocidos, ¿Qué nos responderían? Me ha pasado muchas veces que algunos de mis familiares y amigos creían que había estudiado administración de empresas, otros economía, y algunos al responder a qué me dedicaba decían que tenía reuniones con empresas pero ninguno sabía específicamente lo que hacía. Nadie respondía que era Consultor y casi ninguno que estudié Marketing. Esto me hizo dar cuenta que si mi círculo más cercano, las personas que confían en mi, con las que ya he generado vínculo no saben a qué me dedico, entonces difícilmente puedan recomendarme lo que es igual a estar perdiendo voluntariamente oportunidades de negocios.

Muchas veces no contamos lo que hacemos o a qué se dedica nuestra empresa de la que somos dueños o empleados, por confidencialidad, porque sentimos que es algo privado, por no querer parecer egocéntricos, o porque no estamos seguros que un dato así vaya a tener relevancia y agregar valor a alguien.

Estoy seguro que lo que estás haciendo, ofreciendo y vendiendo soluciona un problema, pero ¿Cómo alguien puede comprar una solución que no conoce? Si eres emprendedor o empresario es tiempo de darte a conocer, de entrar en el radar de tus potenciales clientes. Levanta la vista porque hay muchas personas que necesitan lo que haces, y muchos de tus conocidos si supieran exactamente lo que haces estarían dispuestos a recomendarte.

Si eres empleado es tiempo de mostrar tus habilidades, de presentar nuevos proyectos, de darte a conocer porque tal vez hay un ascenso esperando por ti , un jefe que te necesita pero no sabe que existes o que eres la persona adecuada porque no lograste entrar en su radar.

Sea lo que sea que estés haciendo es tiempo de darte a conocer, porque como dice el versículo con el que iniciamos este artículo, “ninguno que procura darse a conocer hace algo en secreto, Si estas cosas haces, manifiéstate al mundo”, porque hay un mundo esperando por ti y solo hace falta que entres en sus radares y seas detectado, se humilde pero no te escondas.

Para finalizar utiliza el poder de las redes sociales, haz que ellas hablen de ti, construye un perfil que refleje lo que eres, que muestre que problemas solucionas y cómo lo haces, trabaja tu marca personal, manifiéstate al mundo, y si necesitas ayuda pídela, mira a alguien que ya lo esté haciendo y pídele que te ayude.

No te detengas, el mundo te necesita, sigue adelante!

 

Photo by bruce mars on Unsplash